Efectos secundarios del DIU de cobre y cómo evitarlos

El DIU de cobre puede hacer que las menstruaciones sean más abundantes

Tamara Sánchez

Efectos secundarios del DIU de cobre y cómo evitarlos

Entre los diferentes métodos anticonceptivos, el DIU de cobre o T de cobre fue uno de los más revolucionarios para la salud sexual de la mujer, y continúa siendo muy popular gracias a que es uno de los sistemas no hormonales más eficaces y con reversibilidad, permitiendo a la mujer abandonar el tratamiento cuando lo desee sin apenas trastorno.

A pesar de que el DIU de cobre se ha perfeccionado con los años, su uso aún implica algunos efectos secundarios derivados de su funcionamiento mecánico. El DIU está formado por un dispositivo en forma de T que bloquea el acceso de los espermatozoides al situarse en el interior del útero.

Los efectos secundarios más molestos del DIU de cobre

La colocación física del DIU implica la introducción de un elemento ajeno a nuestro organismo, lo cual suele ser una causa de rechazo para muchas mujeres, por miedo a que surjan infecciones o desgarros, ya sea por su colocación o por su uso continuado. Lo más habitual es que la inserción del DIU sea dolorosa, no obstante es rápida (el ginecólogo no tardará más de un minuto en colocártelo) por lo que se hace bastante tolerable. Se recomienda tomar un inflamatorio una hora antes de la inserción.

Si bien no es muy común, pueden notarse molestias en las relaciones sexuales, o notar los hilos que sujetan el DIU, por lo que habría que acudir al médico para reducirlos. Existe el riesgo de que se produzca su expulsión accidental. No obstante, esto es poco habitual y la mayor parte de las expulsiones suelen producirse a lo largo del primer año tras su inserción (principalmente en los tres primeros meses). También puede ocurrir una expulsión parcial (que el DIU descienda levemente del lugar en el que se encuentra situado dentro del útero) la cual puedes detectar porque empezarás a padecer síntomas como cólicos, calambres, secreción vaginal más abundante, sangrado irregular o dolores en las relaciones sexuales por tu parte y por la de tu pareja. En caso de notar alguna de estas señales, deberás acudir al ginecólogo quien te ofrecerá la opción de retirar el DIU y cambiarlo por otro o buscar otro método anticonceptivo que se adapte mejor a ti.

Frente a la ventaja de que, al no tratarse de un dispositivo hormonal, el DIU de cobre no provoca aumento de peso, acné u otros efectos secundarios, sí suele hacer que aumente el sangrado del flujo menstrual, tanto en abundancia como en la duración del periodo. Además, con el DIU de cobre puesto, las menstruaciones suelen ser mucho más dolorosas y es muy habitual que se presente un pequeño sangrado entre reglas.

Inconvenientes en la utilización del DIU de cobre

Una importante consideración que debemos tener en cuenta es que la tipología del DIU lo hace más indicado para mujeres que ya hayan tenido al menos un hijo. Una de las grandes ventajas de su uso es que es compatible durante la lactancia. En cambio, para mujeres que no han estado embarazadas, el DIU puede causar infecciones (como la vulvovaginitis por hongos) e incluso perforación uterina la cual puede desembocar en problemas de fertilidad.

Otra de las posibles consecuencias derivadas de la utilización del DIU de cobre es la Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP) o lo que se conoce mejor como infección de las trompas. El riesgo de padecer esta patología se encuentra presente durante el primer mes postinserción como resultado del proceso de inserción del dispositivo. Aunque es poco probable, puede ocurrir que al colocar el dispositivo, los gérmenes presentes en la vagina contaminen el interior del útero y de las trompas.

Por último, es importante realizar revisiones y, a ser posible, complementar el DIU con otros métodos anticonceptivos, ya que, aunque es muy poco probable, se han dado casos de embarazo a pesar del uso del DIU de cobre. No obstante, al contrario de lo que se suele pensar, el DIU no incrementa la tasa de embarazos ectópicos (embarazo fuera del útero), aunque sí es cierto que el efecto anticonceptivo de este dispositivo es más potente sobre las gestaciones intrauterinas y menos sobre los posibles ectópicos.

Mitos que rodean al DIU de cobre

Mitos del DIU de cobre

Aunque se debe admitir que la inserción de un DIU de cobre puede dar lugar a algunos posibles inconvenientes como los mencionados anteriormente, la probabilidad de que sucedan es realmente baja. Muchas mujeres rechazan este método anticonceptivo por miedo, por desconocimiento o por la creencia de ciertos mitos que circulan alrededor de él y son totalmente falsos. En Diario Femenino queremos desmontar esos mitos para que, a partir de una información veraz, seas tú misma la que pueda decidir si elegir el DIU como método de prevención de un embarazo o no.

+ Mito: El DIU provoca cáncer de útero o endometriosis

No está demostrado que el DIU sea un factor desencadenante de enfermedades como el cáncer de útero o la endometriosis. Estas patologías están vinculadas a causas genéticas u hormonales.

+ Mito: En caso de embarazo, el DIU puede provocar daños en el bebé

Esta afirmación es totalmente falsa. En primer lugar, hay que tener en cuenta que un embarazo con el DIU puesto es muy poco probable. En segundo lugar, en caso de que dicho embarazo se produjese, el dispositivo intrauterino no podría dañar al bebé ya que este se encontraría protegido por la placenta y la membrana placentaria.

+ Mito: El DIU se puede desplazar al estómago

Por desgracia, muchas mujeres siguen pensando que este mito es cierto. El DIU no puede desplazarse hacia el estómago ni a ningún otro órgano interno ajeno al sistema reproductor, ni siquiera en el caso de que el dispositivo estuviera mal colocado.

+ Mito: Una vez que se deja de utilizar el DIU y te quedas embarazada hay más riesgo de aborto

Si alguna vez has oído a alguien decir que el útero se acostumbra al DIU y que, una vez que se deja de utilizar, puede expulsar al embrión durante el embarazo, debes saber que está afirmación es totalmente mentira. La función del dispositivo intrauterino es la de impedir que se produzca la fecundación dificultando la movilidad de los espermatozoides y evitando que lleguen hasta las trompas de falopio. Este efecto desaparece inmediatamente en cuanto se extrae el DIU por lo que, a partir de ese momento, se puede desarrollar un embarazo perfectamente y con total normalidad.

Más ventajas que inconvenientes

Ventajas e inconvenientes del DIU de cobre

Poniéndolo en una balanza, probablemente las ventajas del DIU de cobre ganen a los inconvenientes. No obstante, ¡eres tú quien tiene la última palabra! Estos son son beneficios:

+ Alta eficacia.

+ Duración de hasta cinco años. En algunos modelos el DIU de cobre puede durar incluso diez años.

+ Debido a su larga duración y tiempo de uso, se convierte en un método anticonceptivo bastante barato.

+ Puede extraerse en cualquier momento y siempre que se desee.

+ Es estéril, no provoca infecciones de ningún tipo.

+ No es abortivo.

+ Es reversible, es decir, el ciclo menstrual se reestablece con normalidad pudiendo lograrse fácilmente el embarazo una vez retirado.

+ No está contraindicado con la toma de medicamentos como barbitúricos o antibióticos.

+ El DIU de cobre puede llevarse perfectamente durante el periodo de lactancia materna.

+ Puede insertarse cuatro semanas después del parto, así como después de un aborto.

+ Puede emplearse durante el climaterio, así como un año después de la última menstruación.

+ No es necesario hacer periodos de descanso.

+ Al no contener hormonas, no provoca desequilibrios en el organismo.

+ El dispositivo intrauterino de cobre se puede utilizar como método anticonceptivo de emergencia. Si se coloca en un plazo de 120 horas (5 días aproximadamente) después de haber tenido sexo sin protección, tiene una efectividad de más del 99% evitando embarazos no deseados.

+ No hay que acordarse de ingerirlo diariamente como sí sucede con la píldora anticonceptiva. 

¿Has utilizado alguna vez el DIU de cobre? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.