Combate los síntomas de la menopausia con homeopatía y remedios naturales

Menopausia y homeopatía

La menopausia es una de las fases biológicas inevitables por las que pasan las mujeres. Se caracterizada por el fin del periodo reproductivo, que provoca cambios corporales y de comportamiento, en ocasiones muy molestos.

El cese de la menstruación suele darse alrededor de los 50 años debido al descenso en la producción de las hormonas femeninas. Este hecho provoca la aparición de síntomas que, por lo general, empeoran la calidad de vida de las mujeres, pero que pueden ser tratadas con remedios naturales y homeopatía.

Según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), el 35% de las mujeres apuestan por las terapias naturales para sobrellevar algunos de los problemas más frecuentes, como los sofocos. 

Homeopatía para la menopausia

La homeopatía es un tipo de medicina alternativa basada en el concepto de que las enfermedades se curan con fármacos muy diluidos que son capaces de producir los mismos síntomas de la patología en personas sanas. Estos medicamentos homeopáticos también puede emplearse para paliar los síntomas de la menopausia.

Por ejemplo, para los cambios emocionales que aparecen en este periodo, los expertos en homeopatía recomiendan Lachesis mutus, procedente del veneno de una serpiente brasileña, mientras que para los sofocos, sudaciones nocturnos e incluso la sequedad vaginal se emplea la tinta de sepia o la Sanguinaria, una flor canadiense.

En el caso de las cefaleas y migrañas suele utilizarse un medicamento homeopático derivado del oro y que se denomina Aurum Metallicum.

Fitoterapia para la menopausia

El uso de plantas con fines medicinales se ha extendido en los últimos años como remedio para los síntomas de la menopausia. Por lo general, suelen emplearse para tratar problemas digestivos y los cambios emocionales. 

En cuanto a los problemas en los huesos, como la aparición de la osteoporosis, la Doctora Mª Dolores Juliá Mollá, Jefe de Sección de Ginecología y Reproducción del Hospital Universitario La Fe de Valencia, destaca el efecto positivo de la Cimicifuga racemosa sobre el metabolismo óseo.

Para los sofocos suelen utilizarse plantas como la Nyam silvestre o la Angelica sinensis, mientras que para las sudoraciones nocturnas es más frecuente consumir salvia, trébol rojo o hamamelis.  Los problemas gastrointestinales como el estreñimiento se pueden aliviar con la introducción en la dieta de verduras y hortalizas, aceite de lino e infusiones de manzanilla, hierbaluisa y orégano. 

Pero la fitoterapia también es eficaz para tratar los cambios de humor y a ansiedad. Las infusiones de lúpulo y lavanda o el consumo de pastaflora, milenaria y valeriana son las terapias naturales más recomendadas. 

Patricia Garcia  •  domingo, 31 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x