Cómo afecta la menopausia al trabajo

Cómo afecta la menopausia al trabajo

La menopausia es una etapa inevitable de la vida de toda mujer y supone un brusco cambio a nivel físico y emocional. Si bien no podemos evitar algunas de las consecuencias de la menopausia, sí podemos buscar los remedios para aliviar sus síntomas y prepararnos para afrontar esta nueva etapa con toda la energía.

El objetivo es que los trastornos de la menopausia afecten lo menos posible a nuestra vida social, familiar, de pareja y laboral. Porque los efectos se dejan notar en todos los ámbitos y puede llegar a afectar a nuestro rendimiento en el trabajo.

Menopausia en el trabajo

Muchas mujeres se preguntan cómo hacer para seguir manteniendo una vida activa y plena en todos los sentidos cuando llegan a la menopausia. El secreto es mantener una actitud positiva y conocer todos los puntos débiles que pueden afectar a nuestro trabajo. Sobre todo, la fatiga y el agotamiento pueden convertir una jornada laboral normal en un auténtico desafío.

Lo más importante a la hora de estar preparadas para que los síntomas de la menopausia no se dejen notar en el trabajo es conocer los cambios que nos esperan y los remedios para aliviar los síntomas. Así, debemos tener en cuenta los sofocos y la sudoración nocturna como la principal causa del insomnio en la menopausia que hace que empecemos el día agotadas.

La falta de concentración es otra de las consecuencias de la menopausia, pero se trata de un trastorno que podemos paliar extremando la organización de las tareas diarias y con una alimentación que mantenga nuestra mente despierta. En cualquier caso, no conviene desanimarse porque la mayoría de los trastornos de la menopausia son pasajeros.

Actitud positiva en el trabajo

Aunque la menopausia sea una etapa perfectamente natural de la vida, lo cierto es que sus síntomas son motivo frecuente de absentismo laboral. Uno de los trastornos que más afecta al trabajo es la depresión derivada de la menopausia como entrada a la madurez, un aspecto difícil de asimilar para muchas mujeres.

Es evidente que la disminución de producción de hormonas puede provocar en la mujer cambios bruscos de humor y debilitar su equilibrio emocional para dejarla en un estado de desánimo frente a esta nueva etapa en la que las señales de envejecimiento empiezan a ser evidentes. Pero no podemos dejar que esto afecte a nuestro trabajo. Un buen apoyo familiar es importante para mantener una actitud positiva, y si es necesario, es conveniente acudir a terapia psicológica.

Lo que queremos dejar bien claro es que para evitar que la menopausia suponga un problema laboral hay que aprender a distinguir entre la actitud que tenemos frente a esta etapa y los síntomas que no podemos evitar, pero sí combatir. Y como siempre aconsejamos, no hay que dejarse vencer por el “no puedo” descubriendo el lado positivo que tiene la madurez.

Laura Vélez  •  jueves, 2 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x