El ejercicio físico que más te conviene en la menopausia

El ejercicio físico que conviene en la menopausia

Sabemos de la importancia de practicar ejercicio físico y mantenernos activas como inversión para una mejor calidad de vida y afrontar la madurez más sanas. Y es que algo de ejercicio no debe faltar si queremos minimizar los trastornos de la menopausia y evitar algunas de las enfermedades propias de esta edad.

Pero también hay que tener en cuenta que la forma que elijamos de mantenernos en forma tiene que ser acorde con las características, limitaciones y necesidades propias de la menopausia.

Los ejercicios más convenientes en la menopausia

Una de las principales consecuencias de la menopausia es el aumento de peso que sufren la mayoría de las mujeres, por lo que es necesario mantener una actividad física para evitar que los kilos de más se instalen permanentemente en el cuerpo. En este sentido, basta con practicar ejercicio físico moderado de forma habitual que incluya ejercicios de flexibilidad para mejorar el tono el muscular y eliminar la flacidez. El yoga o el pilates pueden ser las técnicas idóneas para mantenerse en forma en esta etapa.

Pero también hay que tener en cuenta el riesgo que hay en la menopausia de padecer osteoporosis, además del evidente desgaste de los huesos. Así que se requiere prudencia a la hora de practicar cualquier deporte, pero incluir en la rutina diaria ejercicios con pesas y barras ayudará a fortalecer los huesos.

Por otra parte, los ejercicios aeróbicos son perfectos para mantener alejadas las enfermedades cardiovasculares, más frecuentes en la menopausia. Los expertos aconsejan practicar aerobic de forma suave, con una clara preferencia por las nuevas técnicas que se realizan en el agua para eliminar el riesgo de fracturas óseas.

Preparar tu cuerpo para la menopausia

En cualquier caso, es muy importante adquirir unos hábitos de vida saludables que acompañen la práctica del ejercicio físico con una dieta sana y evitar en todo momento el exceso de alcohol y el tabaco. Pero igual de importante es adaptarse a esta forma de vida activa de manera progresiva.

Nunca es tarde para empezar a hacer ejercicio físico. Lo que no es recomendable es excederse en practicarlo cuando nunca antes lo habíamos hecho. Media hora de ejercicio cuatro días por semana es suficiente para mantenerse en forma y reducir los síntomas de la menopausia. Y siempre es recomendable dejarse aconsejar por especialistas para elegir el programa de ejercicios que mejor se adapte a nuestras particularidades físicas.

Laura Vélez  •  jueves, 2 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos