El riesgo de infarto en la menopausia

Riesgo de infarto en la menopausia

El riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular aumenta con la edad y con los trastornos de la menopausia, ya que muchos de ellos se consideran factores de riesgo para sufrir este tipo de enfermedades.

El riesgo de infarto aumenta considerablemente en la menopausia y hemos encontrado los motivos para que puedas prevenirlo. Protégete frente al infarto en la menopausia.

Factores de riesgo relacionados con la menopausia

Los cambios físicos que se producen en el cuerpo de la mujer durante la menopausia la dejan más expuesta a sufrir ciertas enfermedades como la osteoporosis, pero también las dolencias cardiovasculares, muchas de ellas, letales en las mujeres. La reducción en la producción de estrógenos deja debilitadas las arterias, lo que constituye el principal inconveniente para mantener la salud del corazón.

Pero son muchos los trastornos de la menopausia que dejan a la mujer más vulnerable frente a un infarto. El aumento de peso que se produce en esta etapa, que en muchos casos puede llegar a la obesidad, el aumento del colesterol, también frecuente en la menopausia y la hipertensión, son factores de riesgo que pueden aparecer o agravarse durante y tras la menopausia.

Además, algunos hábitos de vida resultan incompatibles para mantener una buena calidad de vida, como el sedentarismo, fumar o beber alcohol. Todos estos factores de riesgo que pueden favorecer un infarto pueden prevenirse, algunos con tratamiento médico y otros con un sencillo cambio en el estilo de vida. En cualquier caso, es importante concienciar a la mujer del peligro que tiene de sufrir un infarto en la menopausia.

Síntomas de un infarto

El problema para detectar a tiempo un infarto en las mujeres de cierta edad es que muchos de los síntomas se pueden tomar por los trastornos típicos de la menopausia, por lo que muchas mujeres no se preocupan cuando empiezan a sentir un dolor en el pecho, palpitaciones, dificultad para respirar o dolor en la espalda.

El infarto también puede presentar otros síntomas tan comunes como náuseas, fiebre, sudoración o sensación de angustia, todos ellos también muy frecuentes en la menopausia. Es por eso que muchas mujeres no reciben la atención sanitaria a tiempo y el infarto se presenta como una enfermedad que causa la muerte de más mujeres que hombres.

No nos gusta alarmar en cuestiones sanitarias, pero sí nos gusta que cada mujer tenga la información necesaria para prevenir y protegerse frente a las enfermedades cardiovasculares. Así que siempre recomendamos acudir frecuentemente a revisiones médicas, especialmente durante la menopausia, para que sean los especialistas quienes evalúen los puntos más vulnerables de la salud de cada mujer.

Laura Vélez  •  domingo, 2 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x