Las ventajas de comer plátano durante la menopausia

Marta Valle

Uno de los aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta cuando entramos en la época de la menopausia es la alimentación. Llevar una dieta adecuada, saludable y equilibrada es muy importante en cualquier etapa de la vida de la mujer puesto que dicho aspecto redunda en un cuidado diario más efectivo y una mayor prevención de posibles enfermedades. Razón de más que nos preocupemos por la rutina alimentaria en un periodo tan delicado para nuestro organismo como es la menopausia. Debemos tener en cuenta que existen productos que aportan determinados nutrientes que cubren ciertas necesidades de carácter especial que aparecen en esta edad. Es el caso del hierro, el magnesio o la vitamina C, propiedades que pueden ser aportadas por un solo alimento: el plátano.

Eficacia del consumo de plátano durante la menopausia

Durante la perimenopausia –etapa previa al desarrollo de la propia menopausia- el cuerpo de la mujer padece un gran número de desórdenes hormonales que llevan asociada la generación de periodos menstruales excesivamente irregulares. Esta circunstancia puede desencadenar, a su vez, el padecimiento de anemias ferropénicas, razón por la cual debemos cuidar exhaustivamente la ingesta tanto de hierro como de vitamina C –nutriente que, precisamente, favorece la absorción efectiva del hierro procedente de alimentos vegetales-. Por ello el plátano, además de otras frutas como la piña, la manzana o el melón, puede resultar un alimento muy conveniente para esta etapa vital.

Otro de los síntomas más habituales durante el desarrollo de la menopausia redunda en el incremento de los niveles de estrés y de ansiedad, por lo que la asunción de una alimentación adecuada puede convertirse en una opción óptima para intentar disminuirlos convenientemente. Los alimentos ricos en triptófano son precisamente los más recomendables para controlar el estrés y, precisamente, el plátano es uno de los alimentos más ricos en esta sustancia.

El plátano, además, es una gran fuente de vitamina B6, nutriente capaz de paliar el cansancio y regular el sistema nervioso durante la menopausia. También dispone una gran cantidad de fécula resistente, óptima para combatir la diabetes y para controlar las ganas de comer.