Cómo evitar discusiones cuando tenemos la regla

Beatriz Iznaola

Durante el ciclo menstrual nuestro humor y estado de ánimo puede cambiar en menos de un segundo, nosotras no tenemos la culpa, la culpa es de nuestras hormonas. Lo único que podemos hacer es intentar controlar esos cambios de humor tan repentinos que pueden acabar irritando a cualquiera que esté a nuestro alrededor. Y esto puede llegar a provocar discusiones tontas que terminan no siendo tan tontas. Hay que evitar todo tipo de enfrentamientos y choques durante la menstruación, pues las cosas durante estos días siempre se magnifican. 

Hay que evitar los enfrentamientos los días que tenemos la menstruación

Cada ciclo menstrual las mujeres pasamos por un proceso de cambios fisiológicos muy importantes, pues realmente nuestro cuerpo se está preparando para poder darle vida a otro ser. Todos estos cambios se reflejan en nuestro estado de ánimo, nuestro humor, nuestra forma de relacionarlos social y sexualmente. Y todo esto se debe a dos hormonas: el estrógeno y la progesterona. Los días de antes y los días que tenemos la regla estamos irritables, pero a la vez nuestro deseo sexual es alto. Tenemos la cara A y la cara B de la moneda, lo que tenemos que conseguir es explotar la cara B al máximo e intentar lidiar con la cara A, la irritabilidad. 

Además de la irritabilidad, durante esos días la ansiedad y los dolores musculares, de ovarios y de riñones aumentan, lo cual hace que nuestro umbral de enfado esté mucho más bajo y muchas cosas de las que no nos molestan normalmente nos sean casi insoportables dichos días. Para evitar estos síntomas podemos realizar terapias alternativas, de esta manera llegaremos a casa, al trabajo o a recoger a nuestros hijos más relajadas y mucho menos irritables, lo cual hará que los enfrentamientos disminuyan. 

En estos días tan marcados para una mujer las cosas que nos molestan solemos pagarlas con las personas que más confianza tenemos: nuestra pareja, nuestras amigas y nuestra familia. Pero ellos no tienen la culpa de nuestros cambios, por eso, otro consejo es que probemos a tomar infusiones que consigan relajarnos y estabilizar nuestro ánimo y nuestro cuerpo. Además nos ayudarán a combatir el dolor y estaremos menos cabreadas con el mundo exterior.