El sudor de los pies; ¿es genético?

María José Roldán Prieto

La mayoría las mujeres ha sufrido alguna vez el sudor de pies y el olor correspondiente cuando esto ha ocurrido, pero sólo de forma esporádica y por algún motivo en concreto, es molesto. Pero para algunas personas los pies sudorosos son un problema bastante común, persistente, embarazoso e incómodo. Puede ser tan grave en algunas personas que afectará a su vida diaria, aunque lo bueno que es algo tratable.

El sudor de pies y sus causas

El sudor de pies excesivo se conoce también como hiperhidrosis -o sudoración excesiva- y tiene que ver con la forma en la que las glándulas sudoríparas realizan la función de sudar. El cuerpo humano tiene miles de estas glándulas sudoríparas, pero los pies sudan más que otras partes porque existen más cantidad de estas glándulas. La función de las glándulas sudoríparas es mantener la piel húmeda y flexible, además de regular la temperatura cuando tienes calor, por eso sudas más en verano o cuando estás haciendo ejercicio.

El sudor de pies es algo que ocurre normalmente y cuando es en exceso ocurre porque las glándulas sudoríparas son hiperactivas, que en muchos casos sí puede ser causa genética. Es decir, si tu padre, tu madre o un familiar directo sufren de pies sudorosos, es más que probable que también te ocurra a ti.

Aunque también pueden existir otras causas como el estrés, problemas hormonales, cansancio, ansiedad, etc. Y aunque el calor puede empeorar las cosas, los pies sudorosos pueden serlo durante todo el año, y es cuando probablemente requieran tratamiento a largo plazo ya que en caso contrario puedes tener más probabilidades de contraer hongos o de sufrir ampollas.

Cualquier persona de cualquier edad puede sufrir de pies sudorosos, pero si es tu casa además de tener una buena higiene de pies, acude a tu médico para pensar el tratamiento que mejor se adapte a ti y a tu situación.