5 trucos para curar los pies cansados

María José Roldán Prieto

En algún momento de tu vida puedes experimentar dolor y cansancio en los pies. Puede ser a causa de un largo día de trabajo, por pasarlo bien o porque tus zapatos no son todo lo cómodo que pensabas. Existen factores que pueden hacer que te duelan más los pies o que seas más propensa a sufrir estos dolores como por ejemplo: una anatomía del pie anormal, usar demasiado los pies, la obesidad, el embarazo, los zapatos que te hacen daño o que no son adecuados para tus pies, etc.

Tips efectivos para que tus pies no estén cansados 

Pero no debes preocuparte más de la cuenta porque si tienes los pies cansados, existen algunos trucos para curarlos y que no tengas que estar padeciendo esas molestias más tiempo de lo habitual.

- Baño de agua caliente en los pies. A veces el dolor es el resultado de tener los músculos de los pies estresados y demasiado cansados. Una forma excelente de remediar este dolor es meter los pies en agua caliente. Remoja tus pies en una palangana de agua tibia y deja que estén 10 minutos. Si añades unas sales para calmar los pies aún tendrás mejores resultados.

- Estira tus pies. Unos músculos estresados necesitan ser estirados por lo que necesitarás hacerlo. Puedes hacerlo después de lavar tus pies porque tendrás los músculos más relajados. Para hacerlo siéntate en una postura cómoda para ti y estira las articulaciones del tobillo y de los dedos. Apunta con tus dedos de los pies hacia la pantorrilla y mantén este movimiento 10 segundos cada vez.

- Usa plantillas de gel. Las plantillas de gel son capaces de absorber el impacto que se causa en el pie al caminar o al correr, por lo que además de proteger las articulaciones, también podrás ser capaz de mejorar los pies cansados. Unas buenas plantillas de gel harán que sientas que tus pies están en una nube mientras caminas o corres.

- Usa zaptos cómodos. Además es necesario que aprender que los zapatos son muy importantes para tus pies y que no puedes usar cualquiera. Lo ideal es que uses zapatos cómodos, con un tejido transpirable y que además estén totalmente adaptados a tus pies para que cuando camines sea todo un placer.