Cómo hidratar los pies con remedios naturales

María José Roldán Prieto

Los pies deben estar bien cuidados para poder disfrutar de una buena salud. Para tener unos pies saludables y bien hidratados no es necesario tener que gastarte mucho dinero en cremas para los pies. Afortunadamente la naturaleza nos abastece de ingredientes naturales que te ayudarán a tener unos pies increíblemente suaves e hidratados.

Las temperaturas extremas, el envejecimiento e incluso los zapatos que llevas ahora mismo pueden conducir a que tengas los pies agrietados y secos. La piel seca no tiene que ser un problema demasiado serio, pero además de feo puede ser incómodo. El tratamiento para los pies con piel seca siempre requerirá exfoliación, suavizar la piel e hidratarla.

Remedios naturales para hidratar los pies

Lo primero que tendrás que hacer es exfoliar tus pies, algo que podrás conseguir con un poco de aceite de oliva y azúcar moreno. Tendrás que usar tus manos para frotar la mezcla por todos tus pies (frotando un poco más fuerte en la parte de los talones o en aquellas partes que tengas más seca). Tendrás que estar masajeando tus pies durante 15 minutos y después enjuagar tus pies hasta que la mezcla de aceite y azúcar moreno haya desaparecido del todo. 

A continuación tendrás que encontrar la suavidad hidratando tus pies y haciendo que se vean mucho más bonitos. Para conseguirlo remoja tus pies en agua tibia con una taza de miel añadida y ten tus pies dentro durante 15 minutos. Si tus pies están demasiado secos y necesitan una hidratación extra, puedes dejarlos hidratándose dentro del agua con miel más de los quince minutos mencionados. Esto además te ayudará a tener una mejor circulación en los pies y piernas.

Después de haber tenido tus pies remojados puedes utilizar el aceite de coco ya que es otro recurso adecuado para una buena hidratación en los pies secos. Por si fuera poco, el aceite de coco además de hidratar también te ayudará a combatir infecciones gracias a sus propiedades antimicrobianas y antifúngicas.

Para conseguir unos pies bien hidratados y cuidados con el aceite de coco tendrás que ponerte el aceite de coco después de haber tenido los pies remojados: Después de ponerte el aceite de coco ponte calcetines limpio de algodón durante la noche. A la mañana siguiente quítate los calcetines y lava tus pies. Haz esto varios días seguidos hasta que tus pies tengan unos buenos resultados. Si no tienes aceite de coco en casa, puedes usar el aceite de oliva porque te dará los mismos resultados.