Cómo conservar el jamón york o cocido en perfectas condiciones

Alarga la duración del jamón en tu nevera con estos trucos

LD

Trucos para saber cómo conservar el jamón york o cocido

Uno de los alimentos más utilizados por su suavidad y versatilidad en desayunos, meriendas y cenas es el jamón york o jamón cocido. Su sabor recién cortado y su valor nutricional hacen que sea un embutido perfecto tanto para niños como para mayores. Además, su cantidad de hidratos de carbono es bastante baja y tiene muchas proteínas, ideal para el desarrollo de los huesos. También cuenta con una cantidad de hierro aconsejable para las personas que tienden a tener los niveles bajos o a presentar anemia. 

Sn embargo, una de las desventajas que podemos encontrar de este alimento es que es uno de los más difíciles de conservar fresco. Si lo compramos en el supermercado recién cortado, apenas nos durará unos días y desarrollará olor fuerte y babilla. Por eso, debemos tener muy en cuenta cómo conservar el jamón york o cocido 

Trucos imprescindibles para alargar la vida del jamón cocido

Ya lo sabes, el jamón no es ni mucho menos un alimento eterno. De hecho, es uno de los fiambres que menos duración tienen. Si logramos unas condiciones óptimas de conservación podremos alargar su vida en la nevera unos 4 o 5 días, así que ¡vamos a intentarlo! Aquí tienes algunos trucos para disfrutar del jamón durante más días: 

+ Envásalo al vacío

En lugar de comprar los envases que ya vienen hechos, con los conservantes correspondientes que tienen, en muchas chartuterías te cortan el jamón york al momento y te dan la posibilidad de envasarlo al vacío. De esta manera, te llevarás este alimento recién cortado y te durará bastante más si la idea no es consumirlo ese mismo día. Otra de las opciones es que si tienes una envasadora en casa puedes hacerlo tú misma. A la larga, es posible que tener este instrumento de cocina te salga rentable si piensas envasar más embutidos. 

Consejos para conservar el jamón cocido o york

+ Utiliza una fiambrera

Normalmente tendemos a envolver el fiambre en el papel que nos han proporcionado en la charcutería, o incluso en papel de plata. Si vas a hacer esta práctica lo más recomendable es que cambies el papel cada dos días, así conseguirás alargar un poquito más el jamón york porque las condiciones de humedad que se mantienen en esos envoltorios hacen que vaya cogiendo cada vez más sabor. 

Pero si la idea de cambiar el papel cada cierto tiempo no te convence, también puedes utilizar una fiambrera hermética. De esta forma podrás disfrutar del jamón cocido muchos más días en perfectas condiciones para cualquiera de esos platos tan ricos que puedes hacer con él. 

+ Congélalo

Aunque ya sabemos que el jamón york congelado no tendrá el mismo sabor que fresco, deberías probar a meterlo en el congelador porque, realmente, no queda tan mal. Es una opción perfecta si, por ejemplo, te vas a ir de vacaciones y aún te queda este producto en casa pero no lo quieres tirar. Si lo congelas, sí podrás alargar su conservación todo el tiempo que quieras. 

Por otro lado, si lo utilizas para bocadillos en la merienda, puedes congelar directamente todo el bocata (pan incluido) metiéndolo en una bolsa de plástico etiquetada. Tan solo tendrás que sacarlo unas horas antes y dejar que se descongele a temperatura ambiente

Cómo aprovechar al máximo el jamón york

Tips para aprovechar el jamón york cuando se está estropeando

El jamón cocido es de los alimentos que más rápido se estropea, como decíamos al principio. Sin embargo, si empieza a tener una especie de babilla y un olor muy característico no pienses que está estropeado del todo y que, por tanto, debes tirarlo. Todavía existen formas de aprovechar su sabor: puedes hacerlo a la plancha en una sartén y acompañarlo de pimientos, piña o cualquier otro complemento que te guste. ¡Y ya tendrás una riquísima cena! 

En cualquier caso, debes tener muy en cuenta que el jamón york o cocido es mejor consumirlo fresco para disfrutar de todas y cada una de sus propiedades. Por ello, si es posible, te recomendamos que compres menos cantidad para evitar tirarlo, y vayas con más frecuencia a la carnicería o al supermercado. Recuerda que recién cortado disfrutarás más de su sabor.