Ayuda para evitar que mi hijo sea obeso

Napoleón Fernandez
Ayuda para evitar que mi hijo sea obeso
 
 
Es una pelea con tu pareja porque no piensa lo mismo que tú o no vive la situación igual que tú. A mi marido le encanta los dulces, los pasteles, la bollería y comer grandes cantidades de comida. Son costumbres que ya las tiene arraigadas.

Hay cosas que he estado desechando en los últimos años, por ejemplo: las fresas con azúcar están deliciosas, pero yo sé que ese azúcar no me va a hacer bien. Entonces puedo echarle un poquito de azúcar por encima, pero no untarla entera para después masticar el azúcar con la fresa. Pues esa costumbre la tiene mi hijo, porque se la inculcado su padre, y a mí me da mucha rabia. Entonces lo que hago es "¿Tú quieres fresas?": le hecho un poquito de azúcar por encima, para intentar quitarle esa costumbre que el padre le ha creado.

Cuando era pequeño su padre le daba el yogurt con cuatro cucharadas de azúcar. Yo le decía "por Dios, no le des tanta azúcar si eso ya lleva azúcar" y decía "tú sabes lo bueno que está así". Muchas veces nuestros propios errores se los vamos transmitiendo.

Mi padre se tomaba un vinillo con un trocito de tocino antes de la comida, él lo acostumbró a comer tocino y le encantaba, entonces mi padre le daba dos trozos de tocino pequeñillos. Mi madre, cuando no estoy yo, me dice lo que ha comido el niño. ¡Es que no tiene sentido engañar, porque al final salen las cosas! Mi marido y la madre de mi marido, esos son los que me engañan. He tenido discusiones con la abuela cuando se lo lleva al pueblo, incluso el padre ya le ha dicho: "mamá al niño le damos y le ofrecemos nosotros la comida", porque tiene la maldita manía de comprar muchos cruasanes, muchas barritas de cereales... Entonces el niño le pide algo y se lo da. Normalmente le dice, "ve y dile a tu mamá si puedes comer de esto", pero otras veces lo hace por detrás y entonces el niño se queda extrañado.

Apoyo de la familia contra la obesidad infantil

Toda la familia tiene que ser consciente del problema, pero siempre hay un raro en la familia. Yo discuto muchas veces con el padre. No es lógico que su padre anoche se comiese dos trozos de pizza bien hermosos y después media tableta de chocolate, ¡yo no lo veo lógico! Eso lo está viendo tu hijo y ve que es normal, entonces ¿qué hago yo? Es muy difícil que cuando un niño tiene este problema, todos los miembros de la familia estén apoyándolo. Sin embargo cuando un niño tiene problemas de leucemia, por ejemplo, sí lo apoyan todos. La obesidad no se ve como un problema verdaderamente, "es que el niño está hermoso". No sabemos todos los problemas que puede acarrear, no lo sabemos, o no lo queremos saber, porque los kilos de más en una persona no le vienen bien a nadie.

Puedes leer más artículos similares a Ayuda para evitar que mi hijo sea obeso, en la categoría de Niños en Diario Femenino.