Frutos secos en tu alimentación, ¿por qué son buenos?

Los grandes beneficios de estos alimentos

Sergio Gallego

frutos secos

Uno de los alimentos que no pueden faltar nunca en tu dieta diaria son los futos secos. Son ricos en numerosos nutrientes esenciales para el organismo e ideales para fortalecer la salud del corazón. Los frutos secos más consumidos son las almendras, las nueces, los pistachos y las avellanas. Acto seguido te explico de una manera mucho más detallada el por qué son tan buenos los frutos secos y las numerosas propiedades que poseen. 

La importancia de los frutos secos en la dieta diaria

+ Energía. Los frutos secos son uno de los alimentos que más energía aporta al cuerpo. Por cada 100 gramos de frutos secos, el organismo puede llegar a recibir unas 700 calorías de valor energético. El problema de los frutos secos es que son demasiados calóricos, por lo que resulta conveniente consumirlos de manera moderada. La energía que aportan los frutos secos es de calidad, ya que proviene de grasas saludables del tipo omega 3. 

+ Ricos en numerosos nutrientes. Los frutos secos son alimentos esenciales en cualquier tipo de dieta debido a su gran cantidad de nutritentes como, por ejemplo, el fósforo, el calcio, el hierro o el magnesio. Por si esto no fuera poco, el consumo moderado de frutos secos ayuda a mejorar el tracto intesinal, gracias a la fibra que contienen. A la hora de consumirlos, es aconsejable evitar freírlos y, en cambio, se recomienda tomarlos crudos para aprovechar al máximo todos sus nutrientes. Al ser ricos en ácidos grasos del tipo omega 3, su ingesta te permitirá mantener un buen nivel de colesterol y evitar problemas de tipo cardiovasculares.

+ Consumo. Aunque la mayoría de las personas lo toman a media mañana o media tarde para saciar el apetito, puedes consumirlos cómo y cuándo tú quieras. Puedes elaborar una ensalada y añadir un puñado de los frutos secos que quieras para obtener un plato realmente saludable. Las nueces o los piñones, por ejemplo, son ideales para completar cualquier tipo de ensalada. Otra maravillosa opción consiste en elaborar algún tipo de postre con algún tipo de fruto seco, como las avellanas o las almendras. Como puedes ver, hay numerosos platos en los que puedes incorporar frutos secos y aumentar así el valor nutrtitivo de los mismos. 

Los frutos secos son esenciales y necesarios en una alimentación que se considere saludable y equilibrada. A pesar de su gran aporte calórico, el consumo moderado de los mismos te permitirá tener una salud en perfecto estado y llevar una vida sana.