Looks para vestirte en tu primer día de trabajo (y causar buena impresión)

Consejos de estilo que debes tener en cuenta en tu primera jornada laboral

María Cerrato de la Fuente

El primer día de trabajo supone un momento importante en la vida de cualquier mujer. Te incorporas a un puesto nuevo, con compañeros y jefes nuevos, en un lugar diferente y ya, de primeras, vas en tensión, pensando si sabrás hacer las cosas correctamente y qué tal te recibirá el nuevo entorno. Además, tienes una preocupación añadida al no saber exactamente qué ropa ponerte ni qué estilismo elegir, ¿verdad? 

Todo dependerá de varios factores, como el trabajo que desempeñes, el puesto que ocupes en el organigrama y tener en cuenta tu propio estilo. Pero, si todavía te queda alguna duda, en Diario Femenino te traemos una lista de looks para vestirte en tu primer día de trabajo y causar buena impresión a todos tus compañeros. ¡Toma nota de todos ellos! 

Ideas de looks perfectos para tu primer día de trabajo

Como ya sabes, no es lo mismo vestirte en un trabajo en el que vas a pasar muchas horas de pie ya que deberás ir con un calzado cómodo. Tampoco es lo mismo vestirte para estar en una oficina que para estar en la calle. Y no es igual el dress code que debes llevar si ocupas un alto cargo que si eres subordinada. Y luego también existen empresas que marcan un código de vestuario corporativo, quizá del color del logo o en cualquier otro formato. En estos casos, lo tienes que tener claro: no hay lugar a equivocaciones. 

De cualquier manera, vamos a darte algunas pistas para que aciertes al noventa y ocho por ciento en el crucial primer día de trabajo. Allá vamos:

+ Traje sastre de pantalón

Es infalible. El comodín que nunca falla para ir arreglada a la par que cómoda. Además, no tiene por qué ser el clásico traje de pantalón y chaqueta, ya que hay muchas otras opciones en el mercado. Desde chaquetas cruzadas con pantalones setenteros, hasta pantalones palazzo con americanas cortas, pasando por pantalón pitillo pesquero y blazer oversize. Cálzate un stiletto no muy alto para ir lo más cómoda posible y ¡voilá! Perfecta y preparada para tu día 'D'.

+ Jeans con camisa y manoletina de tacón medio

Otro outfit con el que no errarás es el clásico combo de jeans con camisa clásica y zapato. Para darle un toque más chic, elige unos jeans diferentes, tipo boyfriend, remangados con vuelta en la parte inferior y cálzate la clásica manoletina con poco tacón y ancho. Ponte una camisa de rayas y si es con vuelta en la manga y gemelos, mucho mejor. Y da el toque femenino con un bolso lady, tipo guateado en color camel o negro de cadena. Si es invierno, enfúndate en un abrigo de lana en color camel tipo batín, con cinturón. ¡Estarás perfecta a la par que cómoda!

+ Falda de tubo y jersey de cuello vuelto

Una opción que tampoco falla nunca es la falda de tubo o recta, con un jersey básico de cuello vuelto. Prueba a ponerte una falda de estas características en tono crudo y a acompañarla de un jersey básico de lana, metido por dentro, en este mismo tono. Rompe el look monocromático con unos zapatos o botas altas de estampado de serpiente y estarás elegantísima.

+ Vestido midi

El clásico vestido midi es otro hit que te puede sacar del apuro en múltiples ocasiones. Elígelo con la falda plisada si te gusta más el movimiento y ponte una sandalia no demasiado alta para que vayas lo más cómoda posible. También puedes optar por alguno de corte más tipo trapecio y con menos movimiento. Marcará menos tus curvas. Combínalo con stilettos o con bota de caña alta.

+ Pantalón negro con camisa y gabardina

Esta fórmula nunca falla. Si leído así te parece un poco soso, no te preocupes porque a todo conjunto clásico le puedes dar un toque para hacerlo mucho más chic. Por ejemplo, elige el pantalón que sea pesquero y muy alto de cintura y añade un cinturón. La camisa, puedes optar por una clásica masculina o por una blusa de estampado de lunares, por ejemplo. Elige una de fondo blanco y con los topitos en negro. Para la gabardina es mejor que optes por una larga y fluida del clásico color cámel. Y para rematar el look, unos blucher de cordones perforados negros de charol. Si tienen un pelín de alza en la plataforma, mejor, así añadirás el toque actual.

El maquillaje y los complementos adecuados para tu primer día de trabajo 

+ Calzado

El calzado que lleves al trabajo debe ser acorde con tu look, pero, si te vas a calzar unos zapatos de tacón, procura que no sean demasiado altos. La regla de oro es causar buena sensación el primer día, pero si llevas unos taconazos con muchos centímetros de tacón no irás segura ni cómoda y el efecto será el contrario.

+ Maquillaje

No solo es importante la forma de vestir en el primer día de trabajo, sino también cómo te has maquillado. Trata de utilizar el clásico make up que te haga buena cara, pero que apenas se note. Para ello, utiliza una base que se funda perfectamente con tu cara y un poco de raya final a ras de pestaña, máscara de pestañas y un toque de rubor. Seguramente tu trabajo sea por el día, así que el maquillaje debe ser sutil. Si quieres utilizar sombras, que sean suaves: tonos pastel o tierra, que casi se fundan con tu ojo.

+ Complementos

Tampoco debes abusar de los complementos. No dudes en ponerte unos pendientes bonitos y algún collar si eres de las mujeres que utiliza la bisutería en su día a día. Solo debes tener en cuenta una cosa: no utilices complementos demasiado grandes ni demasiado cargados. Menos es más y el primer día de trabajo debes dar una sensación de elegancia y seguridad en ti misma, pero sin llamar demasiado la atención sobre cosas que no debes llamarla.

+ Peinado

Por supuesto, ni que decir tiene que a tu trabajo debes asistir con el pelo limpio y peinado. En el caso del peinado, lo dejamos a tu elección y el primer día de trabajo te recomendamos que lo lleves como tú suelas llevarlo habitualmente. Si eres de llevarlo suelto y liso, pues eso, sé tú misma. Que te encantan los recogidos, pues hazte una coleta o un moño. Otra opción buena es ponerte alguna horquilla para echar para atrás el pelo que no te llega a la coleta o que cae suelto sobre tu cara. Aprovecha para ponerte una bonita y evita las estridencias. Tampoco descartes las diademas.

Todo lo que debes evitar en tu primer día de trabajo 

Después de estos consejos sobre cómo vestirte el primer día de trabajo, seguro que te ha quedado claro lo que debes llevar, pero también queremos darte algunos consejos sobre qué no debes ponerte el primer día de trabajo. Toma nota:

- Transparencias o escotes demasiado acentuados. En la línea de no llamar la atención y evitar las estridencias está este consejo. No debes utilizar escotes demasiado pronunciados, ni transparencias que dejen ver más de lo necesario. Si hay algo por lo que quieres llamar la atención es por tu profesionalidad y nunca por un atuendo descarado.

- Faldas demasiado cortas. Las minifaldas están muy bien y, si eres asidua a ellas, no tienes por qué evitarlas en tu trabajo, pero nuestro consejo es que las evites en tu primer día. Además, si utilizas faldas demasiado cortas y estás sentada, seguro que estarás incómoda y más pendiente de si se te sube la falda, que de otras cosas.

- Maquillaje muy recargado. No debes llevar un maquillaje que se note excesivamente. Evita las bases muy cargantes, los colores de sombras muy subidos y trata de llevar un make up que te haga el tan buscado efecto buena cara, pero con colores cálidos y suaves.

Puedes leer más artículos similares a Looks para vestirte en tu primer día de trabajo (y causar buena impresión), en la categoría de Looks en Diario Femenino.