Nos vamos de picnic: guía para hacer una comida en el campo

Nos vamos de picnic: consejos para organizar una comida en el campo

Evocamos fácilmente la imagen de aquellas familias americanas de los años 50 que salían con su cesta repleta de comida a comer a un campo cercano. O a esas parejas que disfrutaban de un romántico almuerzo en la campiña inglesa. Placeres sencillos, pero no por ello menos interesantes que ahora con la situación de crisis que estamos viviendo podemos recuperar.

Disfrutar de un picnic

Definitivamente el picnic se está poniendo de moda. Es una forma de escapar de la rutina diaria sin tener que dejarnos el sueldo, y al mismo tiempo es una oportunidad para disfrutar de un placentero día de campo y recargar energías. Da igual en qué rincón del mundo vivas, porque seguramente tienes a poca distancia un lugar ideal para sentarte a almorzar y disfrutar relajándote. En un parque, en un bosque cercano, al lado de un río, en un mirador, en la playa....

Si este verano te has quedado sin vacaciones, puedes organizar un picnic familiar y tus hijos estarán encantados de pasar un día sin la atenta mirada de los padres, disfrutando de la tranquilidad que te proporciona el campo.

También es una buena forma de escaparte con tu pareja por unas horas y disfrutar de un entorno relajado en medio de la naturaleza para estrechar lazos. Y si no quieres dejar a tus amigos al margen, inclúyelos en el plan y pasaréis uno de los días más divertidos del verano. Pero para disfrutar de un picnic en el campo y que no se convierta en un episodio a lamentar hay que tener en cuenta algunas recomendaciones.

Organizar el picnic

La improvisación no tiene cabida a la hora de organizar un picnic, la clave es la planificación. Según el número de comensales te decantarás por unos platos u otros, y también dependerá del lugar elegido, la distancia a la que está de tu domicilio, y por supuesto el clima. Procura tenerlo todo preparado la noche antes, para no tener olvidos de última hora.

El menú elegido tiene que ser fácil, sin mucha elaboración y listo para comer, lo que no impide que finalmente resulte una comida deliciosa. Croquetas, tortillas y bocadillos son alimentos tradicionales y en algunas ocasiones insustituibles, pero también puedes darle a tu menú un toque de sofisticación con unas crudités de verduras, unos emparedados de foie con mermelada o alguna otra delicatessen que encuentres en el mercado. La sandía es el punto final perfecto para una tarde de picnic y además de postre, te puede servir para hacer una deliciosa bebida.

Ten siempre en cuenta el cambio de temperatura que va a sufrir la comida, así que evita los lácteos, huevos y otros alimentos que puedan provocarte una intoxicación alimentaria. Lleva agua abundante, porque puede que no haya en el sitio al que vayas, y otras bebidas. Y llévalo todo en una mochila térmica. Prepara el resto de las cosas que necesitas en una cesta, vajilla, cubiertos, servilletas, manteles y otros utensilios de cocina. Procura que sean de materiales irrompibles, pero no renuncies al estilo ni al colorido.

Y con todo listo, prepárate a disfrutar de un picnic perfecto en medio de la naturaleza. Recuerda que para que todo siga siendo perfecto tienes que dejar el lugar limpio y recogido de forma que las personas que vengan después puedan disfrutar también de su picnic ideal.

Laura Sánchez  •  domingo, 12 de agosto de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x