Cáncer de pulmón: causas y tratamientos

Cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es uno de los cánceres que más muertes provocan tanto en hombres como en mujeres. Su falta de síntomas en las primeras etapas hace que su diagnóstico se realice cuando la enfermedad está ya muy desarrollada por lo que generalmente los únicos tratamientos posibles son la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. En esta Semana Europea del Cáncer de Pulmón, que tiene lugar del 10 al 17 de septiembre queremos hacer una reflexión sobre el compromiso de toda la sociedad para aliviar el sufrimiento que provoca esta enfermedad.

Qué es el cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón comienza con un proceso anormal del funcionamiento de las células. Las células tienen una dinámica en la que van creciendo y dividiéndose, y van muriendo a medida que se vuelven viejas o dañadas. Pero en algunas ocasiones, esta cadena donde las células viejas son reemplazadas por otras nuevas se altera y las células dañadas no mueren, y como son inservibles van formando una masa en los tejidos. Es ahí cuando surge el tumor, que puede ser benigno o maligno. Si el tumor es maligno, las células cancerosas se desprenden del tumor formado y entran en los vasos sanguíneos o en los ganglios linfáticos. A partir de ahí, las células cancerosas pueden llegar a cualquier órgano del cuerpo.

Este tipo de cáncer no suele presentar síntomas hasta que ya está muy desarrollado, pero hay que prestar especial atención si se ha producido un cambio en la tos, si aparecen flemas con sangre, si se tiene la sensación de falta de aire, si se presenta una reducción del apetito y una bajada de peso, o si hay una fatiga constante. Evidentemente, estos síntomas pueden responder también a cualquier problema sin importancia, por lo que conviene no alarmarse, acudir al médico y esperar hasta que nos realicen un diagnóstico seguro.

Causas del cáncer de pulmón

El principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón es el tabaco. Las sustancias nocivas que se desprenden del humo del tabaco son las que dañan las células del pulmón. Dejar de fumar reduce en un alto grado la posibilidad de sufrir este tipo de cáncer. Así que si estabas pensando en dejar de fumar, esta semana puede ser la más apropiada.

Pero hay otras causas para la aparición del cáncer de pulmón como pueden ser la exposición continuada a ciertas sustancias como el amianto y el radón, por ejemplo. Y también las infecciones pulmonares frecuentes, como la tuberculosis o algunos tipos de neumonía que van dejando cicatrices en el pulmón. Aunque después del tabaquismo, la causa más frecuente de este tipo de cáncer, es la predisposición genética.

El tratamiento a seguir dependerá del estado en el que se encuentre el cáncer, pero en cualquier caso va a suponer una larga temporada de sufrimiento tanto para el paciente como para sus familiares. Si estás en esta situación, no dudes en recurrir a las diversas organizaciones de ayuda que prestan su apoyo al enfermo y orientan a los familiares sobre la actitud a seguir.

Laura Sánchez  •  viernes, 7 de septiembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x