Remedios para la tos según su causa y tipología

Distintos tipos de tos y tratamiento

La tos está presente en la vida de todas las personas con más frecuencia o menos. A veces es preocupante y otras veces no. La tos es un reflejo provocado por algunos de los componentes de las vías respiratorias, es decir, por la laringe, la tráquea y los bronquios. En realidad la tos no es más que un mecanismo de defensa de nuestro organismo para mantener despejadas la garganta y las vías respiratorias. Pero existen diferentes tipos de tos, así como diferentes son los motivos que la causan.

Tipos de tos

La tos se puede presentar seca o productiva, que es cuando aparece flema. También se diferencia la tos en caso de que sea una tos aguda, que es aquella que aparece de forma repentina y desaparece unas tres semanas después, de la tos crónica, que dura más de ocho semanas.

Las causas para que aparezca la tos pueden ser muy diferentes y su gravedad también, porque puede tratarse de un simple mecanismo para eliminar impurezas o ser el indicador de una dolencia o enfermedad importante.

La causa más común de la tos es una infección de las vías respiratorias, del tipo resfriado o gripe. Pero también puede deberse a la toma de medicamentos para controlar la presión arterial, a una alergia, al asma o a la sinusitis. Otras causas de la aparición de la tos derivan de enfermedades como el reflujo gastroesofágico, enfisema pulmonar, neumonía o bronquitis. Y por supuesto el tabaquismo.

Tratamiento de la tos

Al tratarse de un síntoma y no de una enfermedad en sí, la tos necesita de un diagnóstico correcto para poder tratarla. El médico tendrá que hacer análisis de sangre y de alergias, pero sobre todo, es fundamental el análisis del esputo para determinar las bacterias causantes de la tos, tuberculosis, o células que indiquen cáncer de pulmón. Otras pruebas como radiografía de tórax, broncoscopia o escáner se realizarán posteriormente en caso de que la causa de la tos no aparezca.

La tos debe ser tratada en el caso del tabaquismo, cuyo único tratamiento es dejar de fumar. En un alto porcentaje de los pacientes la tos disminuye considerablemente o desaparece por completo unas cuatro semanas después de dejar de fumar.

En el caso de una bronquitis, al tratarse de una infección, el tratamiento recomendado es el uso de antibióticos hasta que remita la infección. La tos provocada por una sinusitis se trata también con antibióticos y gotas descongestivas. Más complicado es el tratamiento de la tos en los casos de asma porque hay algunos inhaladores que provocan aún más tos.

Por lo tanto el tratamiento de la tos dependerá de la causa que la provoque. Se entiende de esta manera que no exista ningún modo de prevención de la tos, únicamente en el caso de la tos producida por alergia se puede intentar evitar la aparición de tos extremando los cuidados higiénicos en el hogar y evitando en lo posible las condiciones que producen la alergia.

Laura Sánchez  •  martes, 4 de septiembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x