Cómo hacerse una autoexploración mamaria en casa paso a paso

Un autoexamen de senos periódicamente es fundamental para la detección del cáncer de mama

Laura D

 Paso a paso para realizarse un autoexamen de senos en casa

La detección precoz de un cáncer de mama es fundamental para su cura. Por eso, los especialistas recomiendan encarecidamente que todas las mujeres se realicen de forma habitual una autoexploración mamaria en sus casas. Es una rutina que debes coger y que te ayudará, por una parte, a conocer mejor tu propio cuerpo y, por otra, a detectar cualquier anomalía que se produzca en tus pechos. En este caso, podrás atajarla a tiempo.

El diagnóstico precoz empieza en casa, está en nuestras manos, aunque, por supuesto, el autoexamen no debe sustituir en ningún caso a las revisiones médicas.

Antes de saber qué pasos debes seguir para explorarte por ti misma las mamas debes tener en cuenta varias cosas:

+ Esta exploración se debe realizar una vez al mes, tras haber pasado la regla.

+ Es recomendable hacerlo frente al espejo y tener en cuenta que las glándulas mamarias tienen una consistencia nodular y puede darnos la sensación de que se palpan bultitos.

+ En caso de que detectes algo, ¡tranquila! A veces pueden ser las propias mamas. Pide cita al médico y cuéntale lo que has notado. Ellos te explorarán y harán las pruebas necesarias para detectar si se trata de un bulto y de qué tipo. El 90% de los casos se trata de tumores benignos

5 pasos para el autoexamen mamario en casa

Muchas mujeres prefieren realizarse la autoexploración mamaria tras salir de la ducha. Esta es una buena forma de crear una rutina y que la exploración sea sencilla. Deja al descubierto la parte de arriba de tu cuerpo y sigue estos 5 pasos que te indicamos a continuación:

+ Paso 1 

Sitúa tus brazos a los lados del cuerpo y mantén los hombros rectos y la espalda erguida. Mírate frente a un espejo. Debes observar tus mamas completamente, desde la axila hasta el escote, y fijarte en que tengan el mismo tamaño, forma y color. Observa que no haya inflamaciones, huecos, deformaciones, enrojecimiento, sarpullido, cambio de posición en un pezón o expulsión de líquido a través de ellos. 

Después, gira el tronco hacia un lado y hacia el otro para observar posibles bultos o textura extrañas, parecidas a la piel de naranja. Si no detectas nada, pasa al siguiente punto.

Los principales síntomas del cáncer de mama

+ Paso 2

Sin moverte de delante del espejo levanta los brazos, sujétate las manos una con la otra (o en la cabeza). Fíjate de nuevo en las mismas cosas que en el paso anterior.

+ Paso 3

Sitúa los brazos en jarras con las manos en las caderas y observa que ambos pechos se elevan de la misma manera. Sigue prestando atención a lo que hablábamos en el paso número 1.

+ Paso 4

Busca una superficie llana: la cama, el suelo… Acuéstate boca arriba, levanta un brazo por encima de la cabeza y, con la otra mano, pálpate el pecho. Hazlo con el índice, el corazón y el anular juntos y de forma firme. El movimiento con las yemas de los dedos debe ser circular, como el diámetro de una moneda. Empieza desde la zona de la axila y vete explorando el pecho formando una espiral o círculos concéntricos hasta llegar al pezón. Después, cambia de brazo y realiza lo mismo con la otra mama.

+ Paso 5

Ponte de pie o siéntate en una silla y pálpate las mamas de nuevo con la misma táctica que te hemos explicado en el paso anterior. Añade también líneas rectas, horizontales y verticales.

Si en alguno de estos pasos has detectado alguna anomalía, bultos o hundimientos asegúrate de ello intentando localizarlo en varias posiciones de las anteriores. Puedes dejarlo y, al día siguiente, intentar localizarlo de nuevo. Si tienes claro donde está te será más fácil indicárselo al médico. Pide cita y cuenta con la opinión de un profesional.