La lengua, imprescindible para la correcta en la higiene dental

La limpieza de los dientes y de la cavidad oral ha mejorado en gran medida la salud bucal de muchos, puesto que se ha originado una competitiva industria de productos destinados para la higiene.

La lengua y la higiene dental


Sin embargo, pese a todo el hincapié tanto comercial como profesional sobre eliminación de placa bacteriana de la superficie de los dientes, se ha hecho una omisión sorprendente: la lengua. Por eso el Dr. Manuel Acuña Cepeda cuenta en 'Su Salud Bucal' por qué es importante ocuparse de su cuidado para una adecuada higiene dental.

La parte dorsal posterior de la lengua presenta una capa que alberga millones de gérmenes. Durante el proceso de deglución, los alimentos blandos que comemos no producen una abrasión significativa de esta superficie, lo que hace que esta capa blancuzca o verdosa de residuos y gérmenes permanezcan en su sitio.

Durante el proceso de putrefacción de los residuos que quedan sobre la lengua, se producen sulfuro de hidrógeno y metilmercaptán, sustancias ambas que han sido relacionadas con el mal olor de la cavidad oral.

Se ha estimado que los residuos presentes en la cavidad oral son responsables de hasta un 90 por ciento del mal olor en la cavidad oral en aproximadamente 50 por ciento de la población. Aunque es difícil demostrarlo científicamente, se cree que muchos gérmenes patógenos presentes sobre la lengua pueden contribuir de manera significativa a la presentación de enfermedades tanto dental (caries) como periodontal (problemas de encías).

En cambio, existen claras evidencias acerca de la presencia de enormes cantidades de gérmenes sobre la lengua, de que dichos gérmenes contribuyen a la halitosis y a la caries dental, y de que el cepillado o raspado de la lengua disminuye la tasa de placa bacteriana de la cavidad oral.

Los instrumentos para la limpieza de la lengua van desde piezas de plástico o metal en forma de tira y con un mango (para el raspado sobre la superficie de la lengua) pasando por 'rastrillos' parecidos a navajas de afeitar con unas superficies de plástico para el raspado o con pequeñas cerdas de cepillo de dientes, hasta instrumentos de forma circular dotados de un mango diseñado de un modo tal que raspen la superficie de la lengua.

Las investigaciones han demostrado que, por lo que respecta a su capacidad para eliminar los residuos y gérmenes, la utilidad de los cepillos de dientes es inferior a la de estos instrumentos.Como conclusión puede decirse que en la limpieza de la lengua debería convertirse en una norma habitual de higiene para contribuir a la salud bucodental.

Redacción Diario Femenino  •  jueves, 29 de septiembre de 2011

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x