Diferencias entre la regla y el sangrado de implantación

¿Te ha venido la menstruación o estás embarazada?

Laura D
Laura D Periodista

En algunas ocasiones esperamos (o no) la llegada de la regla y nos encontramos con una pérdida de sangre que nada tiene que ver con ella: el sangrado de implantación. Es frecuente confundir uno con otro aunque existen distinciones entre ellos que te permitirán diferenciarlo. 

Como sabes, la menstruación es el resultado de un óvulo no fecundado y aparece aproximadamente cada 28 días. Significa que no estás embarazada, todo lo contrario que un sangrado de implantación. En este caso, se trata de una pérdida de sangre que se produce cuando, al implantarse el embrión en el útero, se rompen algunos vasos uterinos.

Sin duda, cada mujer vive el embarazo de manera diferente y el sangrado de implantación no se produce en todas las ocasiones. No obstante, es algo que les sucede a aproximadamente un 29% de las mujeres. Puede dar lugar a confusión así que si crees que te ha sucedido, ¡tranquila! Vamos a explicarte por qué sucede y qué características tiene.

Sangrado de implantación o menstruación: cómo diferenciarlos

Como te hemos comentado, hay algunas diferencias entre la regla y el sangrado de implantación que te podrán hacer distinguir uno de otro. A diferencia de la menstruación, que suele ser de un color rojo vivo y abundante, el sangrado de implantación cuenta más bien con un color marrón claro u oscuro y suele presentar una cantidad mucho más escasa. Si tienes reglas abundantes estas dos características te ayudarán a distinguir uno de otro.

Además, el sangrado de implantación aparece en torno a los 6 o 10 días después de la implantación y la duración es mucho más limitada, desde unas pocas horas hasta los dos días, mientras que el período tiene una media de duración de 5-6 días.

No saber si este es el comienzo del embarazo o una menstruación más puede generarte estrés y nervios, pero debes intentar calmarte y escuchar a tu cuerpo. Es fundamental. Necesitas observar también si existen otros síntomas del embarazo como por ejemplo, náuseas, mucho más sueño del normal o sensibilidad mamaria mayor. Si no estás segura de estarlo, lo mejor es que tras 10 días después de ovular, te realices un test de embarazo para salir de dudas.

¿Y qué sucede si estás embarazada? ¡No te preocupes! El sangrado de implantación es completamente normal aunque solo se da en 1 de cada 4 mujeres. Esto significa que tu cuerpo se está preparando para contener a un bebé durante los próximos meses. Sin embargo, debes estar atenta ya que si este sangrado viene acompañado de otra serie de síntomas como dolores abdominales fuertes, calambres, mareos o vómitos podría ser síntoma de que algo no va del todo bien. En ese caso, es fundamental que acudas cuanto antes a tu ginecólogo. 

Como ves debes tener en cuenta cuatro detalles fundamentales a la hora de diferenciar entre menstruación y sangrado de implantación:

+ El momento en el que aparece: es posible que la menstruación se te adelante pero ¿sueles ser muy puntual? ¿Se te ha adelantado más de una vez? Con esas respuestas podemos empezar a encaminar hacia dónde va la respuesta.

+ ¿Cómo es el sangrado? La regla suele aparecer de forma ligera, después ir en abundancia en los días centrales y luego desaparecer poco a poco de nuevo. El sangrado de implantación no seguirá este patrón.

+ Apariencia: el sangrado de implantación suele ser de un color diferente al de la regla, no llegamos a ver sangre roja, sino que es mucho más ligero, más discontinuo y escaso.

+ ¿Cuánto dura? Junto a las otras características anteriores, es fundamental la duración de este sangrado. De 1 a 3 días estaríamos ante un sangrado de implantación.

Si tras esto resulta al final que estás embarazada, es bueno que le cuentes a tu médico que sufriste un sangrado de implantación para que este esté informado.

¿Y tú? ¿Alguna vez has tenido dudas sobre si tu sangrado era de implantación o menstrual? ¿Te ha sido de utilidad este artículo? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.