Sangrado menstrual abundante: causas y soluciones a la menorragia

Todo lo que debes conocer sobre la irregularidad de tu regla

Almudena Rubio
Almudena Rubio Periodista

Por norma general, una mujer tiene la regla una vez al mes (en un período de entre 28-35 días según el caso que sea) y suele durar no más de 7 días. Durante esos días es habitual encontrarse con un mal estar general, con calambres, con dolor de piernas y con otros tantos síntomas que pueden indicar que algo no va bien. 

Es el caso de la menorragia. ¿Sabes lo que es y en qué consiste este problema? Se trata de un problema médico en el que los períodos menstruales se alargan mucho en el tiempo y son bastante abundantes. Y, además, suele venir acompañado de otros síntomas de alerta que debes atender para acudir al médico cuanto antes. 

El sangrado menstrual abundante no es lo normal, sin embargo es normal que te entren dudas porque cada mujer tiene un concepto bastante diferente sobre el tema. Para aclarar todas las cuestiones, en Diario Femenino vamos a contarte algunas causas y soluciones a la menorragia. ¡Tu salud está en tus propias manos! 

¿Tienes menorragia? ¡Atenta a los síntomas!

Antes de conocer las causas y las posibles soluciones que se pueden encontrar a este problema, es necesario advertir sobre los síntomas para darte cuenta de que, efectivamente, estás sufriendo menorragia. ¿Te sientes identificada con alguno de ellos? No dudes en consultar a tu médico. 

- El sangrado menstrual abundante: es el indicativo más importante de que estás sufriendo una menorragia. Si tienes que cambiarte de compresa o de tampón cada 2 horas, si notas que los productos de higiene están demasiado manchados o si incluso tienes que levantarte en mitad de la noche para cambiarte, es señal de alerta. 

- Un sangrado demasiado largo: si notas que tu regla dura más de 8 o 10 días, o incluso si tienes pérdidas entre períodos, debes tomar las precauciones necesarias. 

- Coágulos demasiado grandes: debes fijarte muy bien en los coágulos que expulsas durante la menstruación. Si son más o menos del tamaño de una moneda debes acudir al médico ante la preocupación.

- Un dolor demasiado intenso: experimentar un gran dolor durante la menstruación no es algo normal, y es habitual que durante la menorragia se presente también dismenorrea (calambres menstruales muy fuertes).

- Cansancio o fatiga: el sangrado abundante puede provocar anemia, es decir, una falta de hierro muy importante. Esto se traduce en mucho cansancio, debilidad, te falta la energía e incluso pueden darse cambios de humor. 

Causas más comunes de la menorragia

El sangrado menstrual abundante puede venir producido por numerosas causas, entre ellas las que vamos a contarte a continuación. Pero, eso sí, ten en cuenta que siempre es mejor que sea el médico quien determine cuál ha sido tu problema y cuál será el tratamiento que mejor te conviene. Estas son las causas más comunes por las que se puede producir una menorragia: 

+ Desajuste hormonal 

Los desequilibrios hormonales pueden darse en cualquier momento de nuestra vida, sin embargo es más habitual que se produzcan durante las primeras (la adolescencia) y las últimas reglas, cuando la menopausia está cerca. Este desajuste puede venir dado por otras muchas patologías, como el Síndrome del Ovario Poliquístico, tiroides u obesidad entre otras muchas.

¿Por qué se produce este desajuste? Las hormonas estrógeno y progesterona son las encargadas de regular la acumulación del endometrio, que es eliminado durante la menstruación. Cuando estas hormonas se desequilibran, el endometrio se desarrolla intensamente y se produce una abundante menstruación causando la menorragia. 

+ Pólipos

Los pólipos son pequeños tumores benignos que se forman en el endometrio, que recubre el interior del útero. Estos pólipos uterinos pueden ser los causantes de un sangrado abundante o prolongado, por lo que es importante dar con una solución cuanto antes. 

+ El uso de un DIU 

El sangrado abundante puede ser también una de las consecuencias de poseer un dispositivo intrauterino. ¿La razón? El cuerpo lo identifica como algo extraño, e intenta expulsarlo con un sangrado abundante. Eso sí, ten en cuenta que esto solo se producirá si tu DIU es de cobre, con los hormonales no suele suceder. ¡Pero tranquila! El médico te ayudará a buscar una solución correcta según sea tu caso. 

+ Ciertos medicamentos

A pesar de que no es demasiado habitual, existen ciertos fármacos que pueden provocar una menstruación más abundante de la que tienes normalmente. Suelen darse con los antiinflamatorios, con los anticoagulantes o con ciertos medicamentos hormonales. Si estás tomando alguno de ellos y notas que tu regla dura más, acude a tu médico para comentarle tu caso y él sabrá los pasos que tienes que seguir. 

+ Herencia genética

¿Tu madre o tu abuela tuvieron reglas abundantes? A pesar de que no tiene por qué pasarte a ti lo mismo, el componente genético tiene mucho que decir sobre tus patologías y, en general, sobre tu organismo. Es posible que si tus antepasados tuvieron menorragia, tú también tengas que enfrentarte a ella. 

+ Endometriosis o adenomiosis

La endometriosis se da cuando el endometrio se desplaza fuera del útero, o crece demasiado dentro de él. Por su parte, la adenomiosis aparece cuando las glándulas que forman el endometrio se instalan en el útero. En ambos casos el sangrado puede ser muy abundante, y los períodos menstruales tan dolorosos que son señal de que algo no está yendo del todo bien en tu cuerpo. 

+ Miomas 

Los miomas también son conocidos como fibromas uterinos, y se trata de tumores benignos que se encuentran en el útero durante los años fértiles de la mujer. Pueden darse por muchas causas, como la genética o el desajuste hormonal, y son una de las causas más comunes del sangrado abundante. 

Soluciones frecuentes para la menorragia 

Existen muchos tratamientos para solucionar el problema de la menorragia, pero es muy importante asistir a una consulta médica para que estudien tu caso. No todos los casos son iguales, y cada mujer puede experimentar un sangrado fuera de lo común por una causa en concreto, así que será el doctor o la doctora quienes mejor te puedan ayudar a solucionar tu problema. Son ellos los que pueden hacerte las pruebas pertinentes y quienes conocen a la perfección tu historial clínico para poder ayudarte cuanto antes. 

En cualquier caso, es bastante habitual que el sangrado abundante o menorragia pueda ser tratado con anticonceptivos orales, es decir, con la píldora anticonceptiva. Además de prevenir embarazos, estas pastillas pueden ayudarte mucho a regular los ciclos menstruales o el sangrado excesivo. Y, si se trata de un problema por un DIU de cobre, es normal que te lo cambien por un DIU hormonal o Mirena. Es habitual, además, que se recomiende la ingesta de la hormona de la progesterona para ayudar a corregir el desajuste hormonal del que hablábamos antes, si es que es este tu caso. Sin embargo, también se pueden recomendar otros muchos fármacos según sea el caso concreto a tratar. 

 

En cualquier caso, repetimos una vez más que si notas algún cambio en tu cuerpo, sea cual sea, no debes dudar en acudir al médico cuanto antes. De esta manera, podrán diagnosticarte el problema que tienes y recomendarte los mejores tratamientos para ponerle solución a tu menorragia

Puedes leer más artículos similares a Sangrado menstrual abundante: causas y soluciones a la menorragia, en la categoría de Menstruación en Diario Femenino.