Amor verdadero en la tercera edad

El amor verdadero en la tercera edad

En las redes sociales circula una conmovedora historia de un anciano que acude muy de mañana a un hospital para hacerse una cura, avisando al médico para que se dé prisa porque tiene una cita. La cita en cuestión es con su mujer con la que lleva más de 50 años casado y con la que desayuna cada día. La mujer tiene Alzheimer, para nada reconoce a su marido y, probablemente, esos desayunos en pareja no le importen mucho. Pero el marido afirma que esa es la persona de la que se enamoró 50 años atrás y que, aunque ella no se acuerde, él sigue amando a la misma mujer.

El amor más generoso

Ese amor de los más mayores nos da una lección sobre lo que es el verdadero amor. Un amor generoso y de verdad, donde no cabe el egoísmo y donde lo más importante es mantener una coherencia. Me enamoro de ti, de lo que has sido, de lo que eres y de lo que serás, porque por muchas vueltas que dé la vida, tu esencia seguirá siendo la misma.

Una actitud sin duda envidiable en un mundo donde reina el escepticismo amoroso, donde un "te quiero" nunca es para siempre y donde las parejas tiran la toalla ante las primeras muestras de la huida de la pasión. Porque vivimos amores egocéntricos, más pensando en nosotras mismas, que en el propio amor, por lo que si practicáramos un poco más la generosidad y dejáramos de mirarnos el ombligo, tal vez conseguiríamos ver todas esas cualidades de nuestra pareja que pueden convertirse en nuestras mejores compañeras de vida.

Si de algo saben los más mayores es de ese largo camino que es la vida y, parece ser, que la mayoría prefieren hacerlo acompañado. Por eso son capaces de mantener a salvo su amor a pesar del paso del tiempo, de la rutina, de los sinsabores de la convivencia, de las enfermedades, de los problemas económicos, de la costumbre y hasta de la misma vejez. Porque el amor, cuando es de verdad, sobrevive a cualquier situación.

Edades para el amor

Pero es evidente que la sociedad se ha transformado y no podemos pretender vivir un amor como el que viven nuestros abuelos, si acaso, tomar algo de ejemplo de lo que significa querer, compartir, respetar y ceder en una pareja. Pero la verdad es que esas parejas de ancianos que mantienen su amor a pesar de los años nos producen una inmensa admiración.

Nos preguntamos cómo hacen para mantener vivo el amor cuando la pasión flaquea por motivos evidentes, ya sea por el desgaste del tiempo, ya sea por los achaques físicos. También nos preguntamos cómo hacen para combatir la rutina de toda una vida y quién le enseñó a no tener miedo de todas esas transformaciones que sufren los sentimientos desde la pasión hasta la aceptación pasando por el afecto, el cariño o el apoyo mutuo.

Pero no nos dan respuestas, sino únicamente ejemplos, así que intuimos que el verdadero amor no se encuentra, sino que se va trabajando a lo largo de la vida. Porque de amores pasajeros ya sabemos bastante, y esos también pueden encontrarse a cualquier edad.

Laura Sánchez  •  miércoles, 13 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x