Temas de conversación para caer bien a desconocidos: causa buena impresión

Deja la timidez en casa y empieza a conocer gente nueva

LD

Ideas de temas de conversación para causar buena impresión con desconocidos

Iniciar conversaciones con extraños es, como todo en esta vida, cuestión de práctica. Hay gente que nace con un don para hablar con alguien que no conocen. Qué envidia, ¿verdad? Hablan con cualquier persona sobre cualquier tema y, además, siempre de forma correcta y adaptada a la situación en la que se encuentren. ¡Como si lo hubiesen hecho toda la vida!

A otras personas, sin embargo, les cuesta horrores pensar sobre qué pueden hablar y situarse mentalmente en esos momentos les da sudores fríos. Temen meter la pata o les da pereza el hecho de hablar con un desconocido y pensar en enlazar conversaciones. ¿Te sientes identificada con esta personalidad pero quieres cambiar a la otra? ¡No te preocupes! Como hemos dicho unas líneas más arriba, todo es cuestión de práctica y en Diario Femenino te vamos a ayudar.

Aunque suene típico, lo importante es estar lo más relajada posible porque de lo contrario se te notará mucho: se notarán los nervios, la incomodidad, que no estás a gusto... Y eso repercutirá en la imagen que estás proyectando de ti mismo/a. Por eso, si te encuentras en un grupo de personas a las que les cuesta sentirse cómodas en estas situaciones, debes prepararte algunos temas de conversación para caer bien a desconocidos y causar buena impresión. ¿Tienes dudas? Puedes echar un vistazo a los que te proponemos a continuación y apuntártelos para que todo vaya como la seda. ¡Vamos a verlos! 

¿Qué temas de conversación debo sacar con desconocidos?

Estos son los temas que puedes apuntarte para las situaciones que requieran salvar silencios incómodos, crear una buena imagen y/o conocer más a la otra persona:

Conversaciones que puedes entablar con desconocidos

+ El trabajo

Un recurso fácil que puede dar poco o mucho de qué hablar. Puede que este tema solo te dé para conocer un poco más a esa persona o que al preguntar en qué trabaja resulte que sois del mismo sector o que tengáis conocidos que trabajan en lo mismo. Si no es así pero el trabajo que desempeña te resulta interesante, aprovecha para preguntar y enterarte de más cosas sobre lo que hace. En primer lugar, siempre aprenderás algo. En segundo, esa persona apreciará que preguntes y quieras saber más, lo que dará una buena imagen sobre ti y, por último, puede que sea el punto del que nazcan nuevos temas de conversación que vayan surgiendo solos. 

+ ¿Tenéis personas en común?

Si conoces a esta persona porque alguien os ha presentado es un gran recurso hablar del conocido que se tienen en común. ¿Por qué la conoce él o ella? ¿Cómo la conociste tú? Es muy probable que, si tu aprecias a la persona en común y este conocido habla bien de él o ella o hace bromas acorde a la situación, inconscientemente te caiga mejor. Y al revés pasará igual.

+ ¡Ojo a las noticias relevantes!

Un tema de conversación general que suele dar que hablar cuando no se sabe mucho sobre la otra persona y tampoco se puede preguntar mucho son las noticias diarias. Algo que ha sucedido en la ciudad de al lado o una última hora relevante a nivel internacional podrá ser buena para iniciar un tema: "¿Has oído lo del incendio? La verdad es que ha tenido que ser horrible…"

Cuidado con sacar temas políticos o religiosos que pueden llevar a discusiones o controversias, sobre todo cuando no conocemos bien a la persona que tenemos delante ni el pensamiento que tiene sobre esos temas. Todo el mundo es libre de pensar como quiera pero nadie se libra de la imagen que proyecta hacia otra persona (y de la que esta se forja con prejuicios e impresiones). Cuando hablamos de causar buena impresión… ¡Mejor no arriesgarse!

¿Sobre qué puedes hablar con gente que no conoces?

+ Sus intereses

En general, a las personas nos gusta sentirnos escuchadas, seamos conscientes de ello o no. Por eso, preocuparse por los intereses y hobbies de un conocido es una forma de hacerles sentir bien en nuestra presencia, conocerlos un poco más e incluso buscar puntos en común sobre los que hablar más en profundidad.

Casi sin quererlo estarás descubriendo todo lo que le apasiona (imagínate lo bien que vendría eso si hablamos de hacer negocios con alguien) y, sin darse cuenta, esa persona estará abriéndose para contarlo. Por ello, la imagen que tendrá de nosotros será muy buena ya que nos estamos interesando por su vida y por sus gustos. 

+ Pide un consejo

Otra de las cosas que nos hace sentir bien es que nuestra opinión se tenga en cuenta para sentirnos valorados. Por eso, si quieres trabajar en la imagen que das a una persona, pedirle un consejo será un buen comienzo para ello. Sin darnos cuenta estaremos creando la sensación de que su opinión o valoración sobre el tema nos importa, y esto influirá en la concepción que tenga sobre nosotros. Además, se creará un lazo de confianza que puede ayudar mucho a entablar una amistad. 

Es importante que pienses sobre qué vas a pedir consejo. Si estamos tratando con alguien de trabajo, pedir consejo sobre amor no será muy acertado. Quizás debas buscar algo informal pero correcto como una recomendación de un restaurante, un consejo sobre deporte o gimnasio… Aprovecha lo que sabes sobre intereses y trabajo para que esa petición vaya acorde a lo que te ha contado.

La presentación es esencial cuando conoces a alguien

Además de los temas de conversación que puedes sacar para caer bien a una persona, hay un factor que es esencial para una buena primera impresión: la presentación y la despedida con esa persona. Aunque depende mucho del tipo de conocido con el que estemos tratando (no es lo mismo alguien tímido que alguien muy extrovertido), hay ciertas pautas comunes que podemos usar independientemente de la personalidad que tenemos enfrente: 

Así deberías presentarte y despedirte de los desconocidos

- Si tienes oportunidad, no dejes que te presenten, preséntate tú con una frase como: "Hola, soy... Encantada". Esto te dará un factor de confianza en ti misma por tomar la iniciativa, y además reflejará interés en la imagen que proyectas. 

- No seas demasiado efusiva ni cariñosa, pero tampoco distante. Es el equilibrio perfecto para todo tipo de personas. Así, las abiertas no sentirán que eres distante y las tímidas no sentirán que eres demasiado invasiva. Esto se traduce en no tocar a la persona y no sobrepasarse con las bromas, pero sí reírse de vez en cuando o sonreír mirando a los ojos.

- Puedes añadir alguna frase como: "¿Qué tal?", "¿Cómo estás?" o "¡Por fin nos conocemos!" Es toda una muestra de interés y de ganas por tu parte de conocer a la otra persona. 

- A la hora de despedirte, deja buen sabor de boca: "Me alegro de haber coincidido", "nos vemos en la próxima y comentamos eso de lo que hemos estado hablando", "ha sido un placer"...

Es importante que en estas situaciones no seas otra persona, es decir, intenta mostrarte tal y como eres con ciertos límites e intentando seguir estos consejos. No se trata de que te comportes como si estuvieras con tu grupo de amigos o de amigas de siempre, pero sí de que no te crees una máscara o una personalidad que, en realidad, no existe. Si haces esto te costará cada vez más seguir con esta personalidad, no estarás más cómoda y, en definitiva, la práctica no te servirá de nada si lo que buscas es sentirte cada vez más libre en estas situaciones.