14 insufribles temas de conversación que las mujeres odiamos mantener

Evita estas charlas con nosotras o saldremos corriendo

María Fernández

Aqui tienes 14 insufribles temas de conversación que las mujeres odiamos mantener

¡No te comas la cabeza! Hablar con nosotras no es tan diferente que charlar con un hombre. El problema es que aún existen muchos prejuicios machistas alrededor de la mujer que nos tienen muy cansadas.

Por eso, como mujeres, te recomendamos que evites estos 14 insufribles temas de conversación que todas las mujeres odiamos mantener. ¡Vale ya!

Evita estos temas de conversación con una mujer

Sabrás que una mujer no se está sintiendo cómoda con lo que le estás diciendo analizando su lenguaje no verbal. Si ves que cruza los brazos, mantiene una actitud a la defensiva contigo; si apoya la cabeza sobre la mano, se aburre con tu conversación; si aleja su cuerpo de ti, le causas rechazo… Y si tarda mucho en responder tus mensajes o utiliza palabras sueltas para contestar… ¡Cambia de estrategia! Evita estos temas de conversación.

1 No nos preguntes por qué no tenemos novio

‘Se te va a pasar el arroz’, ‘¿que hace una chica tan guapa sin novio?’ Si empiezas a hablar de esta forma, mal vamos. Dar por hecho que todas las mujeres estamos buscando pareja es un intolerable error machista muy extendido. Si comienzas una conversación con una frase como esta, que no te extrañe si salimos corriendo. ¡Te lo mereces!

Si no tenemos novio, es porque no queremos. Estamos muy cansadas de temas de conversación como este que insinúan cómo deberíamos vivir nuestra vida.

2 No des por hecho qué nos gusta y qué no

‘Qué raro que te guste el fútbol. Eres una chica’ Si te sorprende que seamos unas apasionada de los deportes, por el hecho de ser mujeres… ¡tienes un problema! Las mujeres estamos hartas de que se tome en fútbol, la automoción o la fontanería como cosas de hombres que no nos pueden gustar. ¡Insufrible!

Temas de conversación que no queremos oír

3 Nos da igual lo que pienses de nuestro cuerpo

‘Parece que has engordado’, ‘¡Qué delgadita y guapa estás!’. Debes saber que nos da exactamente igual lo que pienses de nuestro cuerpo. Nos basta con gustarnos a nosotras mismas y tener salud. Conciénciate de que pesar menos kilos no nos hace mejor persona, ni al revés, así que deja de hacernos ‘cumplidos’ de ese tipo. Estos temas de conversación nos ponen de mal humor.

4 Evita achacar nuestro mal humor a la regla

‘¡Estas insoportable! Te va a venir la regla, ¿no?’ Sí, es cierto que muchas mujeres sufrimos el síndrome pre menstrual, que nos provoca algunos cambios de humor, pero estamos muy hartas de que se utilicen frases como esta. Si no quieres que pasemos de ti, evita estos temas de conversación.

5 Respeta nuestra libertad sexual

‘¿Con ese chico también te has acostado?’. ¿Y a ti qué mas te da? Temas de conversación como estos nos resultan casposos y muy machistas. Respeta nuestra libertad para elegir cómo nos sentimos con su cuerpo, por qué tipo de personas sentimos atracción y con quién queremos tener relaciones sexuales.

Por cierto, también estamos hartas de mantener charlas en las que se insinúa que el hombre que liga con todas las mujeres es un campeón, mientras que la mujer que coquetea es una fácil y una buscona.

6 No cuestiones nuestra forma de vestir

‘¿Vas a a salir con ese vestido?’ Odiamos mantener temas de conversación en los que se nos prejuzga por lo que llevamos puesto. No queremos ni oír hablar de que no te parece bien que nos pongamos una falda corta, si es lo que queremos, o que un escote nos convierte en unas femme fatale. ¡Déjalo ya!

Cosas de las que no queremos conversar las mujeres

7 No nos compares con tu ex pareja

‘Mi ex solía hacer X, no sé por qué tú no’ Cada vez que sacas un tema de conversación en el que comparas a tu ex con nosotras, nos pierdes un poquito. ¡Qué pesado!

8 Evita los temas de conversación más cursis

‘Desde que te vi supe que eras la mujer de mi vida’ ¿En serio? Ni somos princesas de un cuento de hadas, ni queremos tragarnos ese tipo de cursiladas llenas de estereotipos. Por eso, no queremos mantener temas de conversación en los que se nos traten como a rosas delicadas que se van a romper, porque somos fuertes.

9 No nos sometas a un interrogatorio

‘¿Cuál es tu color favorito? ¿Tienes mascotas? ¿Hablas inglés? ¿Te gusta viajar?’. Sabemos que cuando te empieza a gustar una mujer lo quieres saber todo de ella, pero ¡basta ya! No tienes que someternos a un interrogatorio continuado para descubrir todos los detalles de nuestra vida. Sentimos decirte que no eres un detective, por muchas series de policías que veas.

10 No dudes de nuestros éxitos por ser mujeres

‘A saber cómo ha llegado esa hasta ese puesto’. Odiamos mantener temas de conversación en los que se duda del éxito de otra mujer (o de nosotras mismas) simplemente por ser mujer. ¿Qué estás queriendo insinuar? ¿Las mujeres no podemos llegar a lo más alto sin que nos hagan favores? Pues sentimos decirte que vamos a poner todo nuestro empeño para romper todos los techos de cristal que se nos pongan por delante.

Estos son los temas de conversación que no queremos mantener

11 No te inventes aventuras en las que tú eres el héroe

¡Cuánto fantasma hay suelto! Las mujeres lo sabemos y no nos tragamos las mentiras de esos hombres que intentan presumir de todas sus hazañas. Nos gustan mucho más aquellos que son naturales y que van con la verdad por delante, aunque esta no sea tan alucinante.

12 No des por hecho que es una mujer por conducir mal

‘No tiene ni idea de aparcar. Seguro que es una mujer’. Este es otro de los temas de conversación que más cansadas nos tiene. Pueda que sea cierto que el conductor de ese coche que lleva 15 intentos para entrar en la plaza de aparcamiento sea una mujer, pero igual no. No asumas ni prejuzgues.

13 Evita las charlas llenas de tópicos

Que si a las mujeres nos gusta irnos de compras, que si nos encanta cocinar para toda la familia, que si nuestro color favorito es el rosa, que si nos volvemos locas con los besos y los abrazos… Pues hay algunas a las que si nos gusta todo esto, pero hay otras que no nos sentimos nada identificadas. Por eso, antes de asumir algo, pregúntanos.

14 Jamás nos mandes callar

Mandar callar a una mujer para que no exprese sus opiniones, desprecia nuestra inteligencia y nos infravalora. Muchos hombres están convencidos aún de que las mujeres tenemos que ser obedientes y no rebatir jamás a nuestras parejas. ¿Hasta cuándo? Nuestra opinión es muy valiosa.  

Estos temas de conversación son insufribles para las mujeres

Temas de conversación para hablar con una mujer

Si quieres hablar con una mujer y que te vea con buenos ojos, mejor utiliza alguno de los siguientes temas de conversación.

+ Muestra interés por nosotras y por nuestros gustos

A las mujeres, igual que a los hombres, nos gusta que se interesen por nosotras. Cuando queremos conocer a alguien, nos gusta mantener temas de conversación sobre nuestros hobbies, nuestro trabajo, nuestros sueños, nuestras metas, nuestra ocupación…

+ Pregúntanos cómo nos sentimos

Para entablar una relación un poco más cercana, tienes que conseguir cierta conexión emocional. Hacernos preguntas sobre nuestros sentimientos puede ser un buen comienzo para tener una aproximación. ‘¿Cómo te sientes en tu nuevo puesto de trabajo? ¿Qué se siente con la llegada de un nuevo miembro a la familia?’.

Evita estos temas de conversación con las mujeres

+ Podemos hablar de aquello que nos une

Incluso las personas más diferentes, tienen algún pequeño detalle que les une. Es tu cometido encontrar ese punto en común y convertirlo en un tema de conversación recurrente. Por ejemplo, podemos tener los mismos gustos gastronómico, podemos compartir hobbies, podemos venir de la misma zona geográfica, podemos trabajar en el mismo sector… Todo ello nos une un poquito más.

+ Cuéntanos algo de tu pasado

Comparte una anécdota de tu infancia para que te empecemos a ver con otros ojos. Es posible que, de esta forma, nos atrevamos a contarte alguno de nuestros recuerdos. Poco a poco iremos forjando una relación un poco más sólida.

Ahora que ya sabes esto, ¿de cuántos temas de conversación te arrepientes? ¿Qué otras charlas odias mantener por ser mujer? Cuéntanoslo en los comentarios.