Carta de amor a mi ahijada: precioso texto de parte de una madrina

Bonitas palabras de cariño para esa persona a la que has amadrinado

Laura García
Laura García Periodista

“¿Quieres ser la madrina?” Cuando oyes esas palabras por primera vez es una sensación inigualable. ¡Madrina! Es posible que seas de las que piensa que tener una ahijada no es una responsabilidad o quizás seas de las que piensa todo lo contrario. ¡Da igual! Porque cuando esa personita llega a tus brazos, todo tiene un poco más de sentido y cuando la vas viendo crecer, redescubres las cosas bonitas de la vida que se te habían olvidado.

Sabemos que el título de madrina se luce con orgullo. De hecho, lo podrías poner perfectamente en tu CV (porque, oye, algunas veces no es fácil). Te deberían convalidar parte de magisterio, quizás una parte de psicología también, el título de ocio y tiempo libre y alguna que otra cosa más dependiendo de cómo hayas pasado el tiempo con ella pero, al final, a todos nos mueve el cariño. Y todos necesitamos de ese cariño de vez en cuando. Ya sea en forma de abrazo, de beso o en forma de palabras. Por eso, en Diario Femenino hemos pensado que quizás sea un buen momento para escribir una carta de amor a tu ahijada y que sepa todo lo que te ha hecho sentir este tiempo y lo que quieres para ella en el futuro.

Si te animas, te dejamos a continuación un ejemplo de texto precioso de parte de una madrina que puede servirte de inspiración. Eso sí, recuerda que cuanto más personal y personalizado, ¡mejor!

Ejemplo de carta para tu ahijada

Querida ahijada,

(quizás quieras aprovechar aquí para poner un mote cariñoso que utilices normalmente con ella)*

Cuando pienso en escribirte unas palabras se me ocurren muchas cosas que decirte. Sin embargo, prefiero ser concisa e ir al objetivo de esta carta de amor. Quiero decirte que desde el día que estuviste en mis brazos me hiciste apreciar lo maravillosa que puede ser una sonrisa, un detalle o una caricia. Has tenido la capacidad de dar la vuelta por completo a un día realmente malo y has sacado lo mejor que tenía dentro de mí.

Por esa parte me siento muy agradecida y quería devolverte ese gran regalo que me hiciste hace unos años en forma de consejo. Hace unas semanas alguien me planteó una pregunta: “si tuvieras que dar un consejo que sirviera para toda la vida, ¿cuál sería?” Me quedé un rato pensando: “¡qué difícil!”, pero después de darle vueltas creo que tuve la respuesta. Así que quiero regalártelo a ti: ponte siempre en el lugar del que tienes enfrente. Eso será lo que te hará mejor persona. Lo que te ayudará a comprender cómo se puede sentir alguien. A saber escoger las palabras para no hacer daño y, sobre todo, te ayudará ser más sensible. Querida ahijada, la empatía mueve el mundo y creo que no hay nada más maravilloso que ser una persona empática.

Quiero aprovechar esta carta no solo para darte un consejo, sino para recordarte también que siempre vas a poder contar con tu madrina. Siempre vas a poder acudir a mi cuando necesites ayuda, apoyo o simplemente necesites a desahogarte. Te ayudaré de la mejor forma que sé, aunque necesito que tengas presente que eso, a veces, no te va a gustar mucho. La gente que te quiere no te dice siempre lo que quieres oír (créeme, te lo digo por experiencia ;-) ). Sin embargo, sé que con el tiempo sabrás apreciar mis palabras y enseñanzas y valorarás cada una de las conversaciones que podamos tener.

Querida ahijada, acabo esta carta con una gran lección que con el paso de los años aprendí: sé buena (todos queremos que lo seas) pero, sobre todo, sé feliz (eso también nos importa muchísimo).

Te quiero.

Puedes leer más artículos similares a Carta de amor a mi ahijada: precioso texto de parte de una madrina, en la categoría de Cartas de amor en Diario Femenino.