Carta de amor de un padre a su hija: conmovedoras y tiernas palabras

Expresa todos tus sentimientos paternales con unas líneas

Laura García
Laura García Periodista

 

En nuestro día a día solemos dar por hecho que las personas que nos rodean saben perfectamente todo lo que les queremos. Sin embargo, nunca está de más hacérselo saber y recordárselo, ¿no crees? A veces, queremos expresar nuestros sentimientos, pero nos suele costar demasiado. No es fácil describir con palabras todo lo que queremos a alguien, y menos aún si no estamos acostumbrados a ello.

¿Cuál puede ser la mejor opción? Sin duda alguna, una carta. En momentos puntuales puede ser la solución y, además, un bonito regalo para la gente que nos importa. Si eres un padre que quiere sorprender a su hija con unas preciosas palabras, ¡este es tu momento! En Diario Femenino te ayudamos con un ejemplo de una carta de amor de un padre a su hija con unas conmovedoras y tiernas palabras que te emocionarán. ¡Toma nota!

Modelo de carta dedicada de un padre a su hija

Querida hija,

Ha pasado el tiempo desde la primera vez que te tuve en brazos y todavía siento esa extraña sensación cuando te cogí por primera vez. Eras frágil (o al menos lo parecías) pero tenías luz y una calidez que a día de hoy me ayuda a soportar las noches más frías.

Hemos vivido momentos increíbles juntos, aunque de ellos seguramente no te acuerdes mucho: tu primer paso, tu primera palabra, tu primera amiga del colegio… Han sido situaciones tan importantes que he grabado en mi mente siendo consciente de que no se volverían a repetir.

Sin embargo, hoy quiero decirte algo: el camino no va a ser fácil. Nadie te avisa pero la vida son un montón de situaciones difíciles, de obstáculos, de imprevistos que se completan con gente maravillosa y momentos increíbles de felicidad que hay que aprovechar al instante.

¿Por qué te digo esto? Quiero que te prepares. Un padre no está hecho para ver sufrir a una hija pero es consciente de que ella tendrá que vivirlo y experimentarlo para crecer. Sufrirás cuando ese chico no te corresponda, cuando una amiga te deje de lado o cuando no te salga el examen o el trabajo de tu vida… Te preguntarás por qué cuando pierdas a un familiar importante o cuando te encuentres perdida sin saber hacia dónde tirar. Quiero que, en esos momentos, tengas claro una cosa: de todo se sale. Te sentirás perdida pero volverás a encontrarte. 

Rodéate de personas que te animen y apoyen a seguir adelante, que –como tus padres hemos hecho- confíen en ti, sabiéndote decir también cuando las cosas están mal hechas pero, sobre todo, mantén tu mente positiva. La mente es fantástica pero también juega malas pasadas. Por eso, es necesario que siempre te lleve por caminos de esperanza, que nunca te sirva para hundirte sino para salir a flote.

Querida hija… No te lo digo muy a menudo pero, cada día, estoy más orgulloso de ti. Estoy orgulloso de que vayas sacando cada etapa con el mayor esfuerzo (porque, al final, eso es lo que importa), estoy orgulloso de que seas la amiga que se acerca a hablar en el recreo con los que están solos y, viendo el camino por el que vas, estaré orgulloso de lo que hagas toda la vida siempre que tengas presente el cariño, la empatía y la esperanza con la que tratas a todo el mundo ahora mismo. 

Por último, cuenta con tu familia siempre. Cuando veas que todas las puertas se cierran, la nuestra estará abierta. Cuando creas que no hay salida, nosotros te ofreceremos una. Cuando pienses que nadie confía en ti, nosotros te daremos el aliento que necesites. La familia, tu familia y yo, tu padre, siempre estaremos a tu lado.

Sé buena pero, sobre todo, sé feliz.

Te quiere, 

Papá