Miedo al abandono en una relación de pareja: así puedes vencerlo

Consejos para superar la dependencia emocional

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El amor te hace libre, pero todo depende de la forma en que ames. Muchas relaciones de pareja no llevan por bandera el amor y mucho menos la libertad, sino la dependencia, la toxicidad y el miedo. Un miedo al abandono que no por ser algo frecuente es menos peligroso cuando hablamos de pareja. Porque este miedo te lleva a la dependencia y a tolerar algunas situaciones que pueden poner en peligro, al menos, tu personalidad. Pero el miedo al abandono en una relación de pareja se puede superar. Mira: 

De dónde surge el miedo al abandono en una relación de pareja

No hace falta retrotraerse hasta la infancia para entender el miedo al abandono en las relaciones de pareja, aunque es cierto que muchas veces es ahí donde surge. Pero una mala experiencia sentimental, una ruptura de esas épicas que te dejaron hundida durante mucho tiempo es suficiente para encarar la siguiente relación desde el miedo y el recelo y no desde el amor y la confianza.

Todos queremos sentirnos queridos, cuidados, comprendidos y amados. Que te dejen o que te abandonen es una experiencia dolorosa por más que a la larga, en muchas ocasiones, sea lo mejor que nos pueda ocurrir. No nos gusta sufrir y mucho menos por desamor. Pero ese miedo al abandono puede arruinarnos una relación y también nuestra autoestima.

El principal peligro del miedo al abandono es que con este miedo se establecen relaciones de dependencia emocional y relaciones tóxicas. Inseguridades, celos, renuncias constantes para intentar agradar, olvidarte hasta de quién eres en un intento de que tu pareja se quede siempre a tu lado, chantajes emocionales, manipulación...¿Cómo se sobrevive a una relación en la que la base es el miedo, sea a lo que sea?

Cómo se manifiesta el miedo al abandono en la pareja

Hay dos actitudes muy diferentes que reflejan el miedo al abandono. Una es la dependencia emocional, la entrega total, la renuncia a la personalidad. Haces lo que sea con tal de que tu pareja se sienta cómoda, que te necesite, que no piense ni por un segundo que puede vivir sin ti; porque tú no puedes vivir sin ella, ¿verdad? No es verdad, pero así lo crees.

La otra actitud que refleja el miedo al abandono es la de rechazo frontal al compromiso, tan de moda en estos tiempos. La mayoría de las personas que proclaman eso de "no quiero nada serio" no es porque no quieran una pareja, es porque tienen auténtico terror a que la historia no funcione y sientan, una vez más, ese dolor del desamor. Prefieren no permitirse amar antes que vivir con la posibilidad de ser abandonados

Cómo superar el miedo al abandono

La buena noticia es que se puede vencer y superar el miedo al abandono. Y mejor noticia es todavía que una vez que lo superas, podrás establecer relaciones amorosas más saludables y, por lo tanto, más felices. ¿Quieres saber cómo olvidarte del miedo a ser abandonada?

+ Crea una vida personal rica y con sentido. Una vida independiente como ser individual, no como la media naranja de nadie. Una vida donde tengas tus propios sueños, tus propios proyectos, tus propios intereses, tus propios motivos.

+ Mantén tu círculo de amigos cuando tengas pareja. No los dejes de lado, no dejes de salir con ellos, no descuides tu vida social. Eso no es querer menos a tu pareja, es quererte más a ti misma.

+ Hablando de quererse más a una misma. Hay que hacerlo, hay que mejorar la autoestima hasta llegar a ese punto en el que te sientes cómoda en tu propia piel, no necesitas la aprobación de nadie y te gustas tanto que, en caso de ruptura, no se resienta la idea de que eres absolutamente maravillosa.

+ No renuncies a tu esencia por tu pareja. No lo arriesgues todo por amor. No lo apuestes todo a una sola persona. Y eso no quiere decir que no ames por todo lo alto y con toda la intensidad, eso quiere decir que mantengas tu personalidad y tu independencia.

+ Ama de verdad, ama con honestidad, ama sin engaños, ama sin máscaras. Así comprobarás que el amor te hace libre, no te ata. Así querrás a una persona con las alas intactas y que vuele cuando sienta que deba hacerlo, tal y como haces tú.

Y tú, ¿tienes miedo al abandono o has aprendido a amar sano?