Por qué no debes esperar a tu media naranja para ser totalmente feliz

Los grandes mitos que existen en torno al amor

Almudena Rubio
Almudena Rubio Periodista

En torno al amor existen muchos mitos, muchas altas expectativas que se ven frustradas cuando no encontramos a lo que pensamos que es nuestra pareja ideal o cuando las relaciones no salen como queríamos. Porque seguramente habrás pensado en más de una ocasión que existe esa media naranja que debe completarte y que debe hacerte feliz pero, déjanos decirte algo: el amor no es así. 

¿Por qué no debes esperar a tu media naranja para ser totalmente feliz? ¿Por qué no debes creerte eso de que vendrá un Príncipe Azul para rescatarte de todos tus problemas? Marita Osés, coach y escritora del libro '¿De qué va el amor?' nos cuenta las razones y nos ayuda a comprender mejor las relaciones de pareja. ¡Vamos a verlo! 

El mito de la media naranja en el amor 

Lo cierto es que, en realidad, eso de que exista una media naranja que deba completarte causa mucho sufrimiento a quien se lo puede creer. Hay personas que toman esto como lo más cierto de sus vidas y se pasan la vida buscando a esa persona que debe completarles, pero se llevan una gran decepción al no conseguirlo con rapidez o cuando la relación no sale como ellas pensaban que debería salir.

¿Cuál es, entonces, el problema? Cuando tenemos una pareja que pensamos que es nuestra media naranja le damos una responsabilidad demasiado grande para cualquier persona en este mundo. Esa "media naranja", en tu mente, no solo tiene que completarte, también tiene que hacerte feliz y llenar los agujeros emocionales que puedas tener sin tener en cuenta los suyos. 

Y lo cierto es que si somos felices responsabilizamos a esa pareja, pensamos que gracias a él/ella somos felices, pero si no lo somos también. Si a alguien le damos la carga de que nos tiene que hacer felices le estamos dando también la llave de la infelicidad. La verdad es que esa felicidad nos corresponde solo a nosotros mismos: "no necesitamos a nadie que nos complete", dice Marita Osés. La verdad es que hay mucho trabajo que hacer, a la pareja hay que liberarla de esa carga para que las cosas fluyan de mejor manera. Asumir esa parte de trabajo personal que te corresponde es crucial, porque la felicidad es una tarea personal e intransferible. Y, por supuesto, no depende de nadie. 

El mito del Príncipe Azul: ¿realmente existe? 

El mito del Príncipe Azul es muy parecido al de la media naranja. Ese Príncipe Azul que tanto hemos visto en las películas y en el cine ha hecho bastante daño a nuestros sentimientos y al amor en general. Es decir, es pensar que una persona va a venir a tu vida para resolver todos tus problemas y hacerte feliz, dar sentido a tu vida olvidándote de ese potencial nuestro que está dentro. Ponemos todas nuestras expectativas en una persona y, cuando esa relación de pareja no funciona, nos sentimos decepcionados y frustrados.

Además, hay que tener en cuenta que debido a esas grandes expectativas, nos perdemos muchas relaciones personales que no tienen por qué convertirse en una pareja. Hay personas que llegan a nuestra vida que tienen cosas que aportar y no les damos la libertad de ser cualquier cosa que no sea una pareja. "Perdemos muchas relaciones porque, a veces, no es como nosotros queremos. Y como es así, la pongo en el cajón de las decepciones", según indica la coach. 

Y ahora que ya sabes por qué no debes esperar a una media naranja, es hora de amarte a ti misma y de tener una relación de pareja sana, estable y duradera, ¿no crees?

Puedes leer más artículos similares a Por qué no debes esperar a tu media naranja para ser totalmente feliz, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.