Mi pareja o mi trabajo: qué sacrificar cuando tienes que elegir

¿Se puede escoger entre tu relación o tu puesto laboral?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los diferentes ámbitos de nuestra vida están muy relacionados entre sí y a veces se vuelven incompatibles. Por eso nos estamos preguntando qué sacrificar cuando tienes que elegir, ¿mi pareja o mi trabajo? Una decisión complicada con consecuencias imprevisibles. Le damos la bienvenida a la incertidumbre vital y al momento de tomar una decisión que puede cambiar tu vida... A mejor o a peor. Entre tu chico/a o tu puesto laboral, ¿con qué te quedas?

Cómo afecta tu trabajo a la relación de pareja que tienes

Nos gusta tener nuestra vida bien ordenada en compartimentos diferentes y delimitados. Por un lado estamos nosotras, nuestra intimidad, nuestra individualidad y nuestro espacio propio. En otro lado está nuestra pareja. En otro nuestras amistades y en otro nuestra familia. Y aparte está el trabajo y nuestra carrera profesional. Pero lamentablemente, y por más que nos empeñemos, no son ámbitos cerrados y a veces se mezclan los unos con los otros.

Es el caso de la pareja y el trabajo. ¿Cuántas veces has tenido una agria discusión con tu pareja después de haber tenido un día horrible en el trabajo? Porque a veces pagamos nuestras frustraciones laborales en casa y al revés, como ese día en el que no haces nada al derecho porque te has pasado la noche discutiendo con tu pareja. Viendo la forma en la que unos ámbitos afectan a otros, no nos extraña nada que algún día te encuentres en la tesitura de tener que elegir entre tu pareja y tu trabajo.

Una difícil elección que sin duda cambiará tu vida, aunque nadie puede saber si será para mejor o para peor. Como cada caso es diferente, corremos el peligro de generalizar en una cuestión de lo más delicada y de lo más personal.

¿Qué debo elegir: mi pareja o mi trabajo? 

En realidad la vida no tendría que ponernos entre la espada y la pared en esta cuestión. Es una especie de "a quién quieres más, ¿a papá o a mamá?" Pero ya no es un juego de niños, sino una decisión de adultos que impactará significativamente en tu vida. Antes de ponernos en situación, queremos hacerte una recomendación.

Si la vida te da a elegir entre pareja y trabajo, no tomes la decisión a la ligera. Analiza tus circunstancias vitales, tus opciones y tus posibilidades, pero en la medida de lo posible, procura no sacrificar tu trabajo por amor. Colocarte en una situación de dependencia económica, rompe la igualdad necesaria en toda relación de pareja.

Puede que tu trabajo te esté exigiendo demasiado tiempo y demasiado esfuerzo y eso está afectando a tu relación de pareja. Tienes a tu pareja desatendida porque el día solo tiene 24 horas y tú ya dedicas 25 al trabajo. Pero el caso es que el trabajo te apasiona, tienes muchas posibilidades de crecer profesionalmente y eso no lo puedes desligar de tu crecimiento personal. Aunque tal vez tengas que separarlo del ámbito sentimental.

Antes de tomar una decisión drástica, y entendiendo que amas a tu pareja y quieres continuar la relación, intenta hacer algunos cambios en tu rutina laboral y personal. No tienes mucho tiempo para tu pareja, lo entendemos, pero hay detalles con los que tu pareja se sentirá atendida. Llamadas de teléfono, dejarle mensajes en el frigorífico, sorprenderle al llegar a casa con un beso y una sonrisa o escucharle con atención los pocos momentos que pasáis juntos.

Por probar una temporada dirigiendo tu mirada también a tu pareja no pierdes nada. Y no sacrificas nada. Pero también podemos ponernos en una situación más delicada. ¿Qué pasa cuando tu pareja vive en otra ciudad o incluso en otro país?, ¿dejarías tu trabajo para convivir juntos? Aquí no hay medias tintas, tienes que elegir. ¿O tal vez sea tu pareja la que tenga que elegir entre trabajo y amor?

Puedes leer más artículos similares a Mi pareja o mi trabajo: qué sacrificar cuando tienes que elegir, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.