9 posturas de yoga en pareja: cómo hacerlas y qué beneficios tienen

Trucos y consejos para hacer yoga con tu chico/a

Laura García
Laura García Periodista

El yoga es una práctica que cada vez está ganando más adeptos. Quizá uno de los secretos es que paramos durante un tiempo a escuchar a nuestro cuerpo sin pensar en nada más. Durante ese tiempo nuestra mente está relajada e intenta resistirse a pensar en preocupaciones para simplemente estar y sentir. ¡Qué bien suena! 

¿Estás pensando en practicar este deporte con tu chico/a? Antes debes tener en cuenta ciertas recomendaciones como, por ejemplo, que la habilidad de ciertas posturas se adquiere con el tiempo y, por tanto, no debes tener prisa en conseguirlo. Por otra parte, no está de más que te hayas iniciado de manera individual en esta práctica antes de hacerlo con tu pareja. Para conocer y ponerte en contacto con otro cuerpo, primero debes conocer el tuyo. 

Si quieres iniciarte en este tipo de prácticas, en Diario Femenino te traemos 9 posturas de yoga en pareja y te contamos cómo hacerlas y qué beneficios tienen para vuestra relación y para vuestra salud. Eso sí, piensa que el yoga es paciencia y resistencia por lo que no te frustres si a la primera no os sale demasiado bien. ¡Empezamos! 

Las ventajas de hacer yoga con tu chico/a 

Si ya de por sí el deporte es bueno para la salud y nos permite desarrollar más flexibilidad, resistencia y mejorar nuestra salud cardiovascular, iniciarse en una práctica deportiva en pareja es más beneficioso que hacerlo de forma individual. Entre otros beneficios podemos encontrar los siguientes: 

+ La comunicación entre vosotros. En primer lugar porque os permitirá conoceros más a fondo y establecer una comunicación única y nueva, una nueva forma de relacionaros y tocaros. 

+ Motivación. Por otra parte, os invitaréis el uno al otro a practicar deporte por lo que iniciaros en una rutina, aunque no os apetezca, será más sencilla. Cuando uno esté más desganado, el otro podrá tirar de la pareja y a la inversa. Será, además, mucho más divertido. 

+ Más ejercicios. También os permitirá hacer ejercicios que no podéis hacer de manera autónoma, por lo que las posibilidades de exploración se multiplican.

+ Mejorarás la relación. El ejercicio pone de buen humor y es un tiempo de ocio que podréis compartir de forma relajada y sin pensar en otras preocupaciones. Tu vida íntima mejorará también, tanto en el aspecto físico como en el aspecto emocional. Te sentirás más unida a tu pareja y sentirás que le conoces mejor. 

9 posturas de yoga idóneas para practicar en pareja 

1 Estiramiento de pie 

Para hacer esta postura colócate espalda con espalda con tu pareja, de forma que vuestros talones se toquen. Después daos la mano y dejaos caer para adelante, sin separar los talones y estirando completamente los brazos hacia atrás. Así, conseguiréis estimular y fortalecer la capacidad pulmonar y la confianza en la pareja. Es una postura en la que estaréis haciendo fuerza cada uno para un lado y si uno se suelta, el otro caerá. 

2 Postura de relajación 

Sentados en el suelo, colocaos con las piernas cruzadas en la postura del Loto, espalda con espalda. Después, para conseguir la postura de yoga perfecta, tenéis que entrelazad los brazos y dedicad 5 minutos a la relajación, respiración y meditación en pareja. Esto os ayudará a sentiros más comunicados y en consonancia con la otra persona. 

3 Postura del ángulo

Siéntate enfrente de tu pareja y miraos cara a cara. Abrid las piernas todo lo que podáis, sin flexionar las rodillas. Colocaos de tal forma que vuestros pies se toquen: el derecho tocando el izquierdo de tu compañero y el izquierdo tocando el derecho, frente a frente. El siguiente paso es ayudarte de las piernas de tu compañero para forzar la flexibilidad, es decir, agarra sus glúteos para que te sea más fácil mejorar la elasticidad. Tómate tu tiempo para ello, pues al principio no os resultará sencillo. 

4 Torsión en pareja

Sentados de nuevo espalda con espalda y con las piernas en la postura del Loto, girad un poco el torso hacia el lado derecho, colocando vuestra mano derecha en la rodilla izquierda de vuestro compañero y la mano izquierda en vuestro muslo derecho. Esto os ayudará a forzar un poco la postura hacia ese lado. Sostened entre 4 y 8 respiraciones en esa postura y, después, repetid hacia el otro lado.

5 Inclinación de pie

Para hacer esta postura poneos de pie, espalda con espalda y abrid las piernas un poco más de la anchura de las caderas. Dobla la espalda como para tocar con tus manos tus pies pero, en lugar de tocarlos, mete las manos entre las piernas para coger las de tu pareja que estará en la misma posición. Cuando inicies el ejercicio, tus glúteos se separarán un poco manteniendo siempre los talones pegados a los de tu pareja. De esta manera, podremos hacer algo de fuerza para aumentar la flexibilidad, podremos relajarnos y ralentizar el ritmo cardíaco. 

6 Postura de la fuerza

Colócate frente a tu pareja, cara a cara y de forma que tus dedos de los pies rocen los suyos. Coge con fuerza sus antebrazos y que él/ella haga lo mismo, y colócate como si estuvieses sentado. Es decir, formando un ángulo recto entre tus piernas y el glúteo, y otro ángulo recto entre el glúteo y la espalda. Conseguirás fortalecer las piernas, los brazos, la espalda y el abdomen. 

7 Postura de 4 puntos de apoyo

El miembro de la pareja que tenga más fuerza debe colocarse haciendo el puente hacia arriba, es decir, sujetando el cuerpo con cuatro puntos de apoyo (los dos brazos y los dos pies), con el abdomen recto y las rodillas flexionadas. Aquí serás el apoyo que sostiene a tu pareja, por lo que es importante la fuerza y la comunicación para entenderos

La otra persona debe colocarse tumbada encima, con los pies debajo de las axilas de la pareja. Coloca el cuerpo de forma recta, con el abdomen contraído y de forma que sobresalga la mitad del cuerpo. De esta forma harás fuerza con los abdominales para mantenerte recta y lograrás fortalecerlos, además de fortalecer también la confianza en tu pareja, de la que dependerás completamente. 

8 El cuadrado

Se trata de realizar un cuadrado con ambos cuerpos. Uno de los dos debe sentarse con las piernas y la espalda estirada y los brazos levantados, formando un ángulo de 90º. La otra persona apoyará las manos en los tobillos de su compañero y estirará los brazos. Los tobillos estarán cogidos por los brazos del compañero. De esta manera, quedarán formando los lados de un cuadrado gracias a la espalda y a las piernas. Esta postura ayudará a tener equilibrio, coordinación y, a la vez, a fortalecer abdomen, espalda y brazos favoreciendo la circulación sanguínea. 

9 Postura del perro y el arco

Esta figura está compuesta por una de las más conocidas en yoga: el perro. Una de las personas de la pareja se pondrá en esa posición, es decir, de pie y doblando la cadera para formar un ángulo agudo (casi recto) con sus piernas y sus brazos estirados. La otra persona formará el arco tumbándose boca arriba justo en la curvatura de la cadera de tu compañero. Tus manos tocarán sus tobillos, la curva de tu espalda se adaptará a la parte baja de la suya y tus piernas caerán a los lados de sus hombros. Esta postura te permitirá estirar pectorales y aliviar el dolor de vientre y lumbar, además de ganar flexibilidad.