Lo que tienen que aguantar Pilar Rubio, Sara Carbonero o Irina Shayk

Anita del Valle

"Vaya cuerpazo, quién fuese una de ellas...", comenta Mari Pili en la hora del cafecito. Estábamos viendo a las novias más sexys del Mundial: Irina Shayk, Pilar Rubio, Sara Carbonero y el resto de WAGs guapas, famosas, ricas y modelos. Porque si eres guapa, rica y famosa, eres modelo. "Sobre todo porque tienen la vida solucionada", añade Rosa.

Puede que tengan la vida solucionada económicamente hablando. Pero yo no me cambiaría por ninguna de ellas. Y es que estar buena es un fastidio; el psicólogo Bill Gordon ha entrevistado a varias supermodelos, y así es como en realidad se sienten.

10 razones por las que estar buena es un fastidio

1 No puedes estar con chicos 'normales'

“Mi apariencia intimida a los chicos normales. Tienen miedo de acercarse a mí. Siempre presuponen que busco a los hombres súper ricos, o que estén muy buenos. Sí, soy guapa, pero no dejo de ser una mujer. Quiero un chico simpático con el que me sienta segura y me haga reír. Un chico normal, que eructe y deje los calcetines por toda la casa, pero que se preocupe lo suficiente de mí como para hacer las cosas que hacen los hombres. Ya sabes, arreglar el coche y matar a los insectos. Llamo mucho la atención, pero no es atención de calidad”.

2 Las mujeres te odian

“Mi apariencia física intimida a las mujeres, así que no me quieren nunca cerca. Me cuesta muchísimo hacer amigas que no sean también modelos. Todo el mundo quiere tener amigas fuera de su círculo laboral, pero yo tengo poco éxito para encontrarlas”.

3 Te tachan de superficial

“La gente presume que soy superficial porque soy guapa. Mi apariencia es un activo de mercado, así que la manejo como haría cualquier persona son sus fortalezas vitales. Eso no me convierte en superficial”.

4 Piensan que eres tonta

“La gente siempre piensa que soy tonta y vacía. Pero no se puede tener mi apariencia y sobrevivir en este mundo siendo idiota”.

5 La gente te desea el mal

“La gente no siente empatía por mí. Asesinaron a mi novio y una persona que había ido conmigo al instituto escribió online: ‘No me puede importar menos. Me alegra que sienta dolor. Dejadla sufrir. No ha sufrido nunca en su vida”. Estaba devastada por ese comentario”.

6 Tu ropa es demasiado provocativa

“No puedo llevar ropa normal porque a todo el mundo le parezco demasiado sexy. Una chica normal puede llevar pantalones cortos y una camisa sin mangas en un día caluroso e ir al mercado. Si yo lo hiciera causaría una gran conmoción”.

7 Te utilizan

“La gente me usa como un trofeo o un accesorio. No puedo decirte cuántos chicos me han pedido salir sólo porque querían tener a una chica guapa entre sus brazos. Solo soy un complemento, como una corbata cara o un coche llamativo. También me pasa con mujeres muy inseguras que sólo quieren ser mis amigas para vivir a través de mis experiencias. Es muy doloroso descubrir que a tu amigo realmente no le gustas, sino que está tratando de usar tu apariencia para apuntalar su maltrecha autoestima”.

8 Tus amantes acaban demasiado pronto

“Los hombres se excitan tanto cuando se meten en la cama conmigo que eyaculan prematuramente. Son gajes del oficio de estar tan buena. Lamentablemente, si lo miras de cierta forma, los hombres están más interesados en tener sexo que en amarte”.  

9 Eres una 'guarra'

“Los hombres asumen que soy una zorra porque estoy buena. Es terriblemente sexista”.

10 Te acosan los locos y depravados

“La gente loca se fija en mí. Es asqueroso. Hay hombres que me siguen por las tiendas. Tengo que estar siempre alerta. Ha habido gente que ha entrado en mi apartamento para robarme la lencería. Me han pasado cosas muy desagradables”.