Mejorar la autoestima te hace más guapa

Laura Sánchez

Mejorar tu autoestima para sentirte más guapa

La del aspecto físico no es una cuestión tan frívola como pueda parecer a simple vista. La falta de autoestima hace que nos sintamos, además de incapaces, feas. Sentirnos feas reduce la seguridad en nosotras mismas, por eso es tan importante gustarnos de nuevo o empezar a gustarnos de una vez por todas. Sin necesidad de seguir los estándares de belleza, mejorar la autoestima nos hace más guapas.

La importancia del aspecto físico para la autoestima

El debate sobre la conveniencia o no de los estándares de belleza sigue abierto. Los dictados de la moda y la publicidad proponen un ideal de belleza prácticamente inalcanzable para la mayoría de las mujeres. Pero ese modelo irreal no es el que más problemas de autoestima genera, sino la distorsión de nuestro propio aspecto producida por la baja autoestima que nos devuelve la imagen de una persona que no nos gusta.

Y no se trata de frivolidad, porque el aspecto físico es un factor importante en la aceptación de una misma. Las mujeres con la autoestima alta se valoran a sí mismas y, además, se gustan a sí mismas, independientemente de si sus medidas son las que se ven en las revistas o no. Y generalmente no es así. Es decir, aquellas mujeres que se sienten cómodas en su propia piel no cumplen los cánones de belleza impuestos por la sociedad.

Las mujeres que se gustan a sí mismas son aquellas que al mirarse al espejo ven a una mujer con imperfecciones en la piel, con unos rasgos que no mantienen el equilibrio estético, pero que les aportan personalidad y ese toque especial y de mujer única que todos tenemos. Y lo que es más importante, las mujeres que se gustan a sí mismas, gustan a los demás.

Mejorar la autoestima para sentirte más guapa

Si eres de esas personas excesivamente críticas con su aspecto, si te miras al espejo y te ves fea, es el momento de mejorar la autoestima. ¿Cómo? Seguramente recordarás el brillo en los ojos y la suavidad de tu piel la última vez que te enamoraste. Recuerda que todo el mundo te decía lo guapa que estabas y lo radiante que parecías. Era porque estabas enamorada.

Pues vuélvete a enamorar, pero esta vez no lo dejes en manos de otra persona. Enamórate de ti misma. Empieza por conocer a esa persona que en realidad no conoces, a esa persona a la que no valoras porque la baja autoestima te ha hablado mal de ella. Empieza por conocerte a ti misma y verás cómo empiezas a gustarte un poco más.

Profundiza en ti misma, descubre aspectos de tu personalidad que no conocías, sé generosa contigo misma al valorarte y aprende a sacar partido de tus cualidades. Aprovecha todas las posibilidades que te ofrece esa persona para darte cuenta de que eres maravillosa, auténtica y especial. Porque además, mereces la pena. ¿Cómo no ibas a enamorarte de ti misma?