Carta de amor a una persona mayor: amor y experiencia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo hacer una carta de amor para nuestros mayores

Resulta fácil decirle un “te quiero” a nuestra pareja, y también a nuestros hijos. Pero hay familiares o personas muy cercanas a nosotras a las que nos resulta más difícil decirles cuánto les queremos. Nos gustaría solucionar esto con una carta de amor.

Son las personas mayores que están en nuestra vida quienes menos cariño reciben por nuestra parte. Y esto no debería ser así. Porque son precisamente ellos quienes más nos apoyan, nos ayudan con su experiencia y se mantienen a nuestro lado sujetándonos en los malos momentos y dándonos todo el amor que cabe en una larga vida.

Si cuentas en un tu vida con una persona mayor, tal vez sea el momento de agradecerle su presencia y de devolverle parte del cariño que te ha dado. Prueba seguir nuestro ejemplo de carta de amor a una persona mayor.

Ejemplo de carta de amor a una persona mayor

Hola, corazón:

Te escribo esta carta, que es una carta de amor, porque creo que ha llegado el momento de que sepas lo que te quiero. Me alegro tanto de que estés en mi vida y me siento fatal por no haberte dicho antes lo que significas para mí. Ahora es el momento de dejar las cosas claras y de devolverte el papel protagonista que te mereces.

Porque tu has sido siempre mi ejemplo a seguir. He intentando fijarme en tu ética, en tu personalidad y en tu generosidad. Y en esa forma que tienes de darme seguridad cuando todo va mal. Porque la vida te ha enseñado que todo lo malo pasa y eso es lo que siempre he recogido de ti: esperanza.

También me has dado mucha fuerza para seguir adelante, para cumplir mis sueños y para dirigirme hacia donde quería. Porque es más fácil caminar teniendo al lado a una persona como tú, siempre pendiente, siempre sujetando, siempre animando. Gracias por guiarme durante toda una vida.

Por todo eso quiero decirte que te quiero. Porque sé que en los últimos años has perdido un tanto la ilusión, porque sé que hace tiempo dejaste de sentirte útil. Pero estás equivocado, hoy en día tu presencia me resulta tan fundamental como siempre y como siempre necesito tus consejos y tu experiencia. Y como siempre necesito tu sonrisa para continuar.

Un beso.