Carta de amor a una hermana: cómo decir 'te quiero' a la familia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Todas necesitamos del amor y del cariño de nuestra gente, saber que nos quieren y también sentirlo. Con la familia existe un vínculo tan estrecho como obligado, así que la mayoría de las veces damos por sentado que nuestra familia sabe que la queremos. Y no es así.

Como no todas las personas entienden igual el amor, nuestra forma de demostrar el cariño varía tanto que puede que los demás no entiendan nuestros gestos como lo que realmente son. Así que vamos a solucionar esta falta de entendimiento diciendo un "te quiero" a las claras de vez en cuando.

Y si hay una persona especial en tu vida, en tu familia, una persona a la que quieres por encima de todo, con la que tienes una relación de complicidad, de amistad, de apoyo, de protección y con la que te sientes segura y feliz de estar a su lado, esa es una hermana. Por eso, y porque nos gustan las cartas de amor, escribimos por ti una carta de amor a una hermana, a la que tanto admiras y quieres.

Ejemplo de carta de amor a una hermana

Querida hermana,

Te escribo esta carta, que es una carta de amor en toda regla, porque creo que es el momento oportuno de decirte lo que te quiero. Porque sé que ahora eres tú la que necesitas todo ese amor, ese apoyo y ese ánimo que tantas veces me has dado, así que quiero devolvértelo.

Si te escribo esta carta es para que sepas que sigo aquí a tu lado, que puedes apoyarte en mí, agarrarte a mi brazo para caminar más lejos, de la misma forma que yo siempre encontré una sonrisa y unas palabras de aliento. Quiero que sepas que te quiero y que si hay una persona a la que siempre, siempre querré, esa eres tú.

Pero es que además de quererte te admiro. Por tu valentía, por tu fuerza y por tu capacidad para hacerme las cosas más fáciles. Fuiste tú quien abrió el camino y yo seguí tu estela, seguía las huellas de tus pasos porque así me sentía más segura. Y siempre estuviste pendiente de que no me perdiera.

No puedo ni quiero imaginarme la vida con otra hermana que no seas tú, porque eres la mejor hermana que alguien pueda tener, la mejor compañera y la mejor guía. Así que no tengo otra cosa más para ofrecerte que mi cariño, mi amor, mi adoración y mi disposición a ayudarte a ser feliz.

Te quiero, hermana.