Carta de amor para alegrar a tu novio: hazle feliz con palabras

Tamara Sánchez

Carta de amor para alegrar a tu novio

Tu novio te hace reír a carcajadas siempre que tiene oportunidad, te alegra cada vez que atraviesas un mal momento y te hace muy feliz todos los días. Es hora de que le recompenses haciéndole sentir lo mismo y apoyándole cuando lo necesite. Para él eres muy importante y se merece toda tu atención y cariño. Además, si te esfuerzas por cuidar los sentimientos y el amor, vuestra relación mantendrá la magia y la complicidad y se fortalecerá muchísimo a lo largo del tiempo.

Como las palabras cuando salen desde el corazón siempre tienen el poder de sacar una sonrisa, hemos escrito para ti esta carta de amor para alegrar a tu novio. Si le das tu toque personal y se la entregas a tu pareja en el momento más inesperado, ¡no podrá parar de sonreír!

Ejemplo de carta de amor para alegrar a tu novio

Hola vida,

Sé que no estás muy acostumbrado a que te escriba cartas, de hecho creo que esta es la primera vez que lo hago. Nunca se me ha dado demasiado bien eso de volcar los sentimientos en un papel, soy de las que prefiere demostrar mi amor día a día con pequeños gestos. Porque quien te ama de verdad no te lo recuerda todos los días, pero sí te lo demuestra cada uno de ellos. Y para mí no tiene precio esa sonrisa tuya en la cara cada vez que me acerco por la espalda y te abrazo. Ni por todo el dinero del mundo cambiaría esa mirada intensa y brillante que pones cuando llegas a casa después de un día duro de trabajo y descubres que he preparado tu cena favorita. Es absolutamente impagable tu cara cuando grito en mitad de la calle que te quiero y la gente me mira pensando que estoy loca. Pero no, no lo estoy. Hace ya algún tiempo descubrí que las personas se miden en instantes y en momentos compartidos y a tu lado he aprendido que es el día a día el que de verdad importa. Y ahora estoy convencida de que lo único que quiero es disfrutar de ti cada segundo de mi vida. Ya no quiero una historia de amor perfecta como la de las pelis, quiero una historia eterna contigo. Una historia con sus baches y defectos, donde todo pase por algo, donde deje de creer en los cuentos de hadas, pero empiece a creer en ti y en nosotros.

¿Recuerdas aquella vez que te dije que conocerte era lo mejor que me había pasado en la vida? Pues te mentí. Conocerte fue bueno, pero lo mejor vino después. Lo mejor vino cuando me quedé a dormir contigo por primera vez y empecé a memorizar todos y cada uno de los lunares de tu espalda para después formar un universo entero con ellos. Lo mejor vino cuando me cogiste de la mano y me hiciste sentir invencible, porque por muchas tormentas que vengan tú siempre consigues que salga el sol; porque me puede fallar el mundo si quiere, pero me dará igual si tú te quedas conmigo; porque eres todo lo que alguien puede desear tener al lado. Eres todos mis motivos y mis cientos de razones. ¡Y qué suerte tengo! Soy muy feliz y quiero que tú también lo seas, por eso, quería dejar plasmado en este papel algo que sabes de sobra y que quiero que recuerdes siempre:

Te quiero.