Carta para expresar decepción: del amor a la desilusión

Laura Sánchez

cómo hacer una carta de amor y decepción

Las historias de amor no siempre acaban siendo felices y comiendo perdices. La verdad es que la mayoría de las veces los amores se ven deslucidos por decepciones. Y es que cuando el príncipe azul empieza a desteñir, poco es lo que se puede hacer frente a esa desilusión.

Ese choque frontal con la realidad, cuando descubres que la persona de la que te has enamorado ha desaparecido bajo el cansancio, la costumbre y la rutina es difícil de manejar y, muchas veces, el asunto termina con una relación rota y un nombre más en la lista de decepciones amorosas.

Y no sabemos si en esta ocasión, la decepción que estás sufriendo con tu pareja va a llevarte de nuevo a la soltería o, por el contrario, vas a luchar por tu amor de forma los dos salgáis reforzados. Lo que sí sabemos es que tenemos la manera de expulsar toda la negatividad de tu desilusión escribiendo esta carta de decepción.

Ejemplo de carta de decepción

Hola cariño,

Seguro que te hace ilusión recibir esta carta, pero tengo que advertirte algo: estas líneas no forman una carta de amor, esto es una carta de decepción. Tampoco hace falta que te asustes, ni te sientas culpable, porque si me tomo la molestia de escribirte esta carta es porque pienso que aún tenemos alguna esperanza.

Pero lo cierto es que estoy muy desilusionada, muy decepcionada. Y reconozco mi parte de responsabilidad, pero me mata ver tu indiferencia mientras nuestro amor se va apagando entre facturas, coladas y turnos de limpieza. ¿No te importa que ya no nos besemos, que no nos abracemos o que ni siquiera nos miremos?

No sé si no te importa o es que ni siquiera te has dado cuenta, pero no puedo vivir sumida en tanto desinterés. Porque no solo estoy decepcionada, también estoy triste. La tristeza es la emoción que más me visita en estos últimos meses y no estoy dispuesta a dejar que se quede a vivir con nosotros.

Así que te pido, amor, que despiertes y que reacciones. Que vuelvas a ser ese hombre cariñoso, atento y pasional del que me enamoré. Que vuelvas a ser comprensivo y compañero y que alejes de nuestra relación esa actitud de que no te importa nada. Porque a mí sí que me importa y quiero volver a ser feliz. Contigo.

Te espero.