La tristeza, ¿causa o síntoma de la depresión?

Distinguir entre tristeza y depresión

Las emociones no pueden delimitarse ni, muchas veces, definirse, así que es bastante frecuente confundir estados como la tristeza, la ansiedad, el desánimo, la angustia, la desmotivación o la depresión.

La depresión es un trastorno emocional que puede tener graves consecuencias si no se trata a tiempo, y se trata de una situación en la que nos podemos encontrar con síntomas como la tristeza. También es cierto, que pasar por un periodo de tristeza prolongado, si no sabemos gestionarlo, nos puede llevar a la depresión.

Diferenciar entre tristeza y depresión

Generalmente se considera la tristeza como un episodio momentáneo que remite enseguida, aunque más tarde puede volver a aparecer. Además, la tristeza suele tener un motivo claro y definido, ya sea la pérdida de un ser querido, una ruptura sentimental, una mala noticia, etc. Otra cosa es que este sentimiento de tristeza nos resulte cotidiano cuando se presenta como un síntoma de la depresión.

Porque un estado depresivo incluye inevitablemente tristeza, pero también otras muchas emociones negativas como pueden ser la ansiedad, la angustia, la desolación o la desesperanza. Sin embargo, la depresión también está asociada a numerosas consecuencias físicas, que la tristeza no tiene.

Porque cuando estamos tristes nos sentimos sin fuerzas y sin ganas de hacer nada, pero no sufrimos insomnio, ni cambio de peso, ni dolor de cabeza o muscular, ni fatiga, ni siquiera falta de respiración, todos ellos síntomas que vienen de la mano de la depresión. Por lo tanto, conviene distinguir entre la tristeza como estado de ánimo transitorio y la depresión como enfermedad o trastorno emocional.

Alejar la tristeza, alejar la depresión

Pero aunque tristeza y depresión no sean lo mismo, tenemos que reconocer que la pena, el dolor, la angustia y la desolación que produce una tristeza profunda está tan cerca de la depresión que si nos mantenemos mucho tiempo en ese estado podemos llegar a enfermar. Por eso queremos alejar la tristeza de nuestras vidas, para mantener también alejada la depresión.

No siempre es fácil evitar la tristeza, como tampoco podemos evitar muchas veces sufrir un trastorno emocional como la depresión. Sin embargo, hay cosas que podemos trabajar para mantener nuestro equilibrio emocional y no dejarnos vencer por las adversidades inevitables de la vida. Frente a la tristeza, cabe la sonrisa. Sonríe aunque no te apetezca, porque finalmente tu sonrisa ganará al desánimo.

También es muy importante refugiarnos en todas esas cosas agradables y bellas que nos hacen sentir bien, como la música, los libros, las flores o los aromas. Y si pasamos por periodos frecuentes de tristeza, debemos procurar alejarnos de todas esas personas tóxicas que nos transmiten sentimientos negativos.

Laura Vélez  •  lunes, 8 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos