Cómo escribir una carta de amor tierna; descubre el efecto de las palabras suaves

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Muchas veces hablamos de la necesidad de recuperar la pasión en una relación dominada por la rutina. Y es cierto que es algo fundamental mantener la chispa y seguir teniendo ganas de tu pareja, pero sabemos que hay otros muchos factores que determinarán el éxito de una pareja.

Porque no todo es pasión y deseo, la ternura y el cariño son también esenciales si queremos construir una relación sólida y duradera. Cuidar una relación de pareja pasa por demostrar el cariño, la complicidad y la ternura. Por eso hemos buscado los mejores trucos para que recuperes la ternura en la relación y le escribas a tu pareja una carta de amor tierna.

Elementos básicos de una carta de amor tierna

Ya nos estamos haciendo expertas en esto de escribir cartas de amor. Y podemos escribir cartas de amor románticas, clásicas y hasta picantes; podemos escribir cartas de amor para cualquier situación, así que no podían faltar unos consejos básicos para escribir una carta de amor tierna.

Si quieres escribir una carta de amor tierna, obviamente el elemento principal van a ser las palabras que elijas. Palabras que deben ser suaves, desprender ternura y cariño o, incluso, romanticismo, pero sin llegar a ser cursis. Corazón, cielo, cariño, amor, mirada, sonrisa, caricias...son algunas de esas palabras que suenan delicadas y tiernas.

Pero para escribir una carta de amor, da igual del tipo que sea, tienes que tener en cuenta que las palabras tienen que salirte del corazón. Asegúrate de que tu novio te sigue inspirando ternura, porque si no, va a ser muy difícil que puedas plasmar tus emociones de forma sincera. Si en este momento de tu relación ya no sientes ternura y quieres recuperarla, vuelve la vista atrás y recuerda cuando os bastaba con una mirada tierna para sentiros felices.

Cómo escribir una carta de amor tierna

Una vez que sepas qué es exactamente lo que quieres decirle a tu novio en esa carta de amor tierna, tienes mil formas de enviarla. No tiene por qué ser en el típico formato de papel y sobre con corazones, sino que un simple y actual mail servirá para alegrarle el día y que tenga más ganas que nunca de acabar la jornada laboral y volver a casa.

Porque cuando hablamos de una carta de amor tierna no estamos hablando de una carta de amor romántica que incluye toda una parafernalia de velas, cena, corazones y flores. Hablamos de ternura y de cariño pero, sobre todo, hablamos de complicidad, de confianza y de entrega al otro y de quedarte desarmada frente a tu pareja porque es incapaz de hacerte daño.

Y también hablamos, cuando hablamos de ternura, de sonrisas sin motivo, de miradas que se buscan sin ningún objetivo más que el de sentirse unidos, de formar parte el uno del otro sin condiciones, sin reservas y con esas ganas de proteger a tu pareja que te salen de dentro, ganas de que sea feliz.