Cómo decidir entre tu corazón y tu cabeza en el amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

El mundo de las relaciones de pareja llega marcado por la contradicción entre cabeza y corazón. Se trata de encontrar ese equilibrio entre la locura del corazón y la razón de la cabeza, pero no siempre es fácil. Nos preguntamos cómo decidir entre tu corazón y tu cabeza en el amor, si es que es posible.

¿Se puede decidir entre corazón y cabeza en el amor?

No hay dudas. En el amor manda el corazón aunque a veces nos gustaría que fuera la cabeza la que llevara las riendas de la historia. Y hay personas que lo consiguen. Personas racionales que evitan enamorarse porque los vaivenes emocionales de la locura de amor les parecen demasiado peligrosos. Pero son los menos.

La mayoría nos dejamos llevar por el corazón en cuestiones de amor. Y no falta cierta dosis de razón y de lógica en esa decisión porque, al fin y al cabo, es el corazón el dueño absoluto de nuestros sentimientos. Las consecuencias de dejar actuar al corazón las conocemos todas y solo hay que revisar nuestro historial sentimental para empezar a dudar del criterio de nuestro corazón.

¿Quiere esto decir que debemos cambiar de táctica y pasarle el mando a la cabeza en cuestiones de amor? ¿sufriremos menos si actuamos con lógica y con razón en lugar de con ese instinto atrofiado que tiene nuestro corazón? Puede ser. Puede ser que si dejamos que sea la cabeza la que tome las decisiones suframos menos por amor, pero también viviremos menos el amor.

Porque el amor no tiene cabeza, solo tiene corazón. ¿Demasiado riesgo? Entonces buscaremos un poco de equilibrio dejando que actúe el corazón pero escuchando a la cabeza en momentos puntuales de verdadero peligro, cuando se enciende la luz roja de la dependencia emocional, de la manipulación o de la relación tóxica.

Puedes leer más artículos similares a Cómo decidir entre tu corazón y tu cabeza en el amor, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.