Radiografía de los hombres que nunca se enamoran

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Para que una relación de pareja funcione el primer elemento que deben tener en común es el amor. La cosa va mal cuando te encuentras con uno de esos hombres sin corazón que son incapaces de amar. Hacemos una radiografía de los hombres que nunca se enamoran para que estés prevenida, porque no son tan fáciles de detectar.

Por qué hay hombres que nunca se enamoran

Los hombres que nunca se enamoran son un tipo de hombre peligroso porque esconden su particularidad entre grandes dosis de encanto. No te vayas a creer que esos hombres que nunca se enamoran son hombres de apariencia fría y distante porque no son esos de los que debes huir. Los hombres fríos tienen el corazón dañado, pero tarde o temprano se enamoran.

Los hombres que no se enamoran no tienen el corazón dañado, sino que no lo tienen activado. Los científicos dan una explicación fisiológica para estos hombres que son incapaces de enamorarse y lo achacan a un problema con los neurotransmisores que no generan dopamina. Sin embargo, nosotras sabemos que la gran mayoría de los hombres que no se enamoran no tienen ningún problema con la dopamina, es una cuestión de personalidad. O de falta de ella.

Cómo son los hombres que nunca se enamoran

Descartado un problema médico, conviene que detectes cuanto antes a este tipo de hombre que no deja de ser un hombre tóxico. Reconocerás a un hombre que nunca se enamora bajo el traje de un hombre demasiado perfecto, demasiado encantador, demasiado todo para que sea verdad. Ese hombre te hechiza y durante un breve espacio de tiempo parece enamorado de ti.

Pero no te engañes. Si el enamoramiento es una enfermedad mental transitoria en todas las personas, en estos hombres destaca por su brevedad. Su amor puede durar una noche, una semana o un mes, pero no mucho más. Tú vivirás una preciosa historia de amor y él desparecerá de tu vida en busca de otro trofeo.

Porque ese es el aliciente vital de los hombres que nunca se enamoran, trofeos sexuales, muescas que añadir al cabecero de su cama y tal vez una lista de todas las mujeres que se han enamorado de ellos a lo largo de la vida, que serán muchas. Eso es lo que les alimenta su ego y su vanidad. Y así entre trofeo y trofeo van disimulando que tienen el corazón desactivado.

Puedes leer más artículos similares a Radiografía de los hombres que nunca se enamoran, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.