Cuando te enamoras de un hombre que no soportas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El criterio de Cupido a la hora de las relaciones de pareja no siempre es el más coherente y por eso a veces te puedes encontrar loca de amor por un hombre que ni siquiera te cae bien. Esto da lugar a una situación sentimental que puede acabar con tu equilibrio emocional, porque el amor es de todo menos equilibrado. Nos preguntamos qué pasa cuando te enamoras de un hombre que no soportas, que ni siquiera te cae bien.

Enamorada de un hombre que no te gusta

Conoces a un hombre atractivo que a primera vista parece de lo más interesante. Pero tu experiencia amorosa te ha hecho tan sabia que al segundo vistazo te das cuenta perfectamente de que es un cretino. No te cae bien, no te gusta como persona y además no le soportas. Pero piensas que para pasar un rato de sexo tampoco está mal.

Y te acuestas con él siendo muy coherente y pensando que una noche y nada más porque ese hombre no merece la pena para nada más. La noche no ha estado nada mal, aunque el tipo sigue resultando insoportable, así que no sientes el peligro de engancharte a él. Sin embargo, al día siguiente te sorprendes llamándole para quedar otra vez. ¿Qué está pasando?

Está pasando que estás loca de amor por ese cretino insufrible al que solo querías para pasar una noche de sexo. No te castigues, que no es culpa tuya, que no eres tú la incoherente, es Cupido que estaba aburrido y se ha fijado en ti para torturarte durante unas semanas. Porque esto no puede durar mucho, porque es que de verdad que no puedes haberte enamorado de un tipo así.

Sólo quienes se han enamorado alguna vez de un hombre que no soportan pueden saber el drama en el que se va a convertir tu vida mientras dure el hechizo. Y es que sabes que no es amor, que será un hechizo o una broma de mal gusto pero no puedes parar de pensar en él. Tranquila, porque antes o después llegará el desamor por ese hombre, pero procura que sea antes para no volverte loca en el proceso de entender cómo ha podido ocurrir semejante despropósito.