Cuando tu novio te deja de gustar: la ruptura más difícil

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Ese momento en el que decides poner punto y final a tu relación de pareja es casi tan difícil como el de superar la ruptura. Pero a veces no hay más remedio que reconocer que esa pareja no se puede sostener. ¿Qué pasa cuando te das cuenta de que tu novio ya no te gusta? Pues que te acabas de reconocer a ti misma algo muy complicado de aceptar.

Cómo romper con tu novio cuando ya no te gusta

Y es que no se trata de una ruptura sentimental porque tu novio te haya engañado, porque la relación no funcione o porque vuestros caminos se hayan separado. Tú quieres a tu novio, le tienes cariño y no tienes nada que reprocharle en su actitud en pareja. Pero es que ya no te gusta. No sabes cómo ha pasado ni mucho menos por qué, pero el caso es que ha dejado de gustarte.

Reconocer que tu novio ya no te gusta es una de las situaciones más difíciles. Porque no hay motivos y nosotras siempre estamos buscando un motivo o una explicación. En este caso no la hay. De la misma forma que te enamoraste como una loca de él sin muchas razones, o sin ninguna, ahora no solo te has desenamorado, sino que ni siquiera te gusta.

No te sientas culpable porque ya no te guste tu novio. No te gusta él, te ha dejado de parecer atractivo, no te gusta su forma de andar, ni su manera de vestir, ni su forma de ser. Ahora que la locura del amor se ha pasado, te das cuenta de que no tenéis nada en común y tampoco nada que os pueda unir como pareja estable. Es hora de poner punto y final.

No hace falta que le expliques a tu novio que rompes la relación porque ya no te gusta o porque no soportas sus defectos o porque ya no te parece un hombre interesante. No hace falta que le machaques el ego, así que tendrás que recurrir a esas odiadas pero típicas excusas para romper que siempre saben a poco, pero que funcionan igual.

Puedes leer más artículos similares a Cuando tu novio te deja de gustar: la ruptura más difícil, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.