Cuando tu pareja te falta al respeto

Actitudes que no debemos tolerar y menos en nombre del amor

Laura Sánchez

Cómo detectar las faltas de respeto en la pareja

Un motivo de peso para romper una relación de pareja es la falta de respeto. Si bien es cierto que el límite del respeto cada uno lo sitúa en un lugar diferente, hay algunas actitudes que no debemos tolerar y menos en nombre del amor. Nos preguntamos qué hacer cuando tu pareja te falta al respeto y cómo detectar las faltas de respeto.

Cómo saber que tu pareja te está faltando al respeto

Hay que tener mucho cuidado con ciertas actitudes en la pareja que llegan disfrazadas de amor, de preocupación y de protección cuando en realidad son faltas de respeto. Que tu novio te diga cómo tienes que hacer las cosas es una falta de respeto porque implica que no confía en tus capacidades. Si tu novio algún día te dice 'te lo digo por tu bien', sal corriendo cuanto antes de esa relación.

Las faltas de respeto en una relación no son insultos o gritos, sino actitudes. Un novio que bosteza cuando le hablas de tu trabajo, que cree que su trabajo es más importante que el tuyo, que te pone en situaciones incómodas con sus amigos a base de 'bromas', que no cree necesario participar en la misma medida que tú en las tareas domésticas o que te culpabiliza porque él no es tan feliz como esperaba es un hombre que debes evitar porque es un novio que te falta al respeto.

También se considera falta de respeto que decida la ropa que debes llevar, que te diga con gesto consternado que tus amigas son una mala influencia o que tal vez sea un buen momento para hacer dieta y un poco de deporte. Todo eso son faltas de respeto que muchas veces pasamos por alto y que erróneamente consideramos una prueba de amor. Algo que también ocurre con los celos, por ejemplo, donde se une la falta de respeto a la inseguridad propia de quien los siente.

Muchas parejas tienen peleas monumentales o discusiones en las que la tónica general son los insultos y al minuto se reconcilian y vuelven a amarse más que nadie. Los insultos en un momento de calentón no son necesariamente faltas de respeto siempre y cuando sean bidireccionales, sean insultos generales y no hagan referencia a las características específicas de cada uno. Por eso, más atenta que a los insultos de ida y vuelta, debes estar a las actitudes.