¡Cuidado! Señales para reconocer a una suegra que rompe matrimonios

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La mayoría de las veces tratamos el asunto de la relación de la suegra con la pareja desde el humor, pero hay veces que nos lo tomamos más en serio. Al margen de las leyendas urbanas y el sarcasmo que rodea este tema, hay suegras realmente peligrosas capaces de romper un matrimonio. Aprende a reconocer a este tipo de suegra.

Cómo reconocer a una suegra que puede acabar con tu matrimonio

La esperanza de tener una suegra bonita nunca se pierde, pero son las menos. La típica suegra es entrometida, chismosa y mandona y genera infinidad de conflictos entre la pareja. Pero hay otro tipo de suegra tóxica, por suerte menos numeroso, que tiene la capacidad de romper un matrimonio.

Este tipo de suegras se distinguen por su grado de maldad que va desde el chantaje emocional a su hijo hasta la crítica directa a su nuera. Pero el veneno que más suelta esta suegra y el que más daño puede hacer a la relación de pareja es la mentira en el chismorreo. Más de una se ha inventado historias truculentas de infidelidad para sembrar en su hijo la semilla de la duda.

Un suegra tóxica la reconocerás por su gesto arrogante cuando está contigo, por el aire de superioridad y por el desprecio con el que comenta cualquier asunto que te afecte a ti, a esa mala nuera que su hijo tuvo la mala suerte de elegir como pareja. Cuando veas que tu autoestima se resiente junto a tu suegra, cuidado, porque estás ante una suegra muy peligrosa.

Si además tu marido no hace nada para frenar las intromisiones de su madre, si es incapaz de decirle 'no' a nada, si no se molesta en pararla cuando te critica, estás ante un marido Peter Pan con mamitis aguda. Tienes la de perder, pero también sería injusto echarle toda la culpa a tu suegra, ya que es tu marido el que debe evitar estos conflictos familiares.

Puedes leer más artículos similares a ¡Cuidado! Señales para reconocer a una suegra que rompe matrimonios, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.