5 problemas típicos entre suegras y nueras

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tú pensabas que una relación de pareja era cosa de dos hasta que conociste a la madre de tu novio y te rompió todos los esquemas, los nervios y la paciencia. Si no eres de las afortunadas a las que les ha tocado una de las escasas suegras bonitas, seguramente te verás reconocida en estos 5 problemas típicos entre suegras y nueras.

Top 5 de los problemas entre suegras y nueras

Problemas con las suegras puede haber muchos, ya que la relación con ellas suele ser complicada. Pero hay 5 desencuentros especialmente frecuentes cuando se trata de la madre de tu pareja.

1 Los domingos. Creemos que desde que el mundo es mundo las parejas se han visto obligadas a comer los domingos con la familia de uno u otro. Desconocemos el motivo, pero las suegras se han aferrado a esta costumbre ancestral que supone un verdadero incordio para las nueras.

2 Las vacaciones. Los domingos, los cumpleaños pero también las Navidades y los periodos vacacionales en general son los dominios de las suegras. Una mala nuera tiene que batallar mucho para marcar territorio y no dejar que su suegra le amargue unas merecidas vacaciones.

3 Los niños. Si ya es difícil que la pareja se ponga de acuerdo en el tema de los niños, la irrupción de la suegra como cuidadora de los pequeños puede romper el equilibrio familiar. Porque tu suegra sabrá más que tú de cómo criar unos hijos, aunque no pueda garantizar un resultado aceptable.

4 El niño. Cuando hablamos de niños no solo hablamos de los nietos de tu suegra. Por encima de todo está el niño, su niño, que ahora es tu pareja y pretende ser un hombre adulto y maduro, pero que se convierte en un infante obediente delante de su madre.

5 Tú. No podemos negarlo. El gran problema de tu suegra eres tú. Que no le gustas, que no le caes bien, que no eres lo suficientemente buena para su niño. No te lo tomes como algo personal y procura que sus indirectas te resbalen lo suficiente como para no provocarte una úlcera.