El problema real de sufrir celos en el amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Se crean ciertos mitos hablando de las relaciones de pareja y del amor. Los celos, dicen, son muestra de amor. Los celos, decimos, no son muestra de amor, sino un gran peligro. Hablamos claro sobre el problema real de sufrir celos en el amor porque está en juego no solo la relación, sino el concepto de un amor verdadero y saludable.

Los celos no aportan nada positivo al amor

Intentamos desterrar algunos mitos sobre el amor que pueden llegar a hacernos mucho daño. Los celos no solo pueden provocar daño emocional, sino que en muchas ocasiones son el detonante de una violencia física amparada por una idea equivocada del amor. Los celos no son amor; los celos son inseguridad y posesión.

Con esto no queremos decir que no sea saludable sentir una punzadita de celos cuando ves a tu novio tonteando con otra. Pero plantéate, ¿merece la pena un hombre que tiene que ligar con otras estando contigo? La respuesta es claramente no, así que tu punzadita de celos ni siquiera tiene sentido.

Pero hablamos de otro tipo de celos, esos celos que llevan a algunas personas a revisar el móvil o el ordenador de sus parejas en busca de una pista de infidelidad. De esos otros celos que provocan una discusión de pareja cada vez que tu novio te ve hablando con otro chico o incluso de esos celos que llevan a la persona que supuestamente te ama a controlar todos tus movimientos.

Los celos son un síntoma claro de inseguridad pero lo que los hace peligrosos es que van acompañados de esa idea de posesión o pertenencia. Tu pareja no es una posesión tuya, tu pareja no te pertenece y es libre de marcharse cuando quiera, algo que hará si los celos no le dejan conservar su parcela de independencia o desarrollarse como persona.