El verdadero significado de estar enamorado

Investigamos en el maravilloso estado del enamoramiento y sus efectos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Qué pasa cuando te enamoras

Hay un momento inicial en las relaciones de pareja en que tu cerebro y tu corazón parecen estar de acuerdo. ¡Qué suerte! Porque tu corazón salta cuando piensas en esa persona, los saltos de tu corazón generan mariposas que aletean en tu estómago y te hacen cosquillas, por eso sonríes tanto. Y tu cerebro no se opone a tus sentimientos, todo lo contrario. Los alienta con fantasías de amor eterno. ¿Sabes lo que significa estar enamorado? Te lo contamos.

¿Qué significa estar enamorado? 

Antes de seguir debemos advertir que el amor puede que dure eternamente, pero el enamoramiento no. Esto es algo que hay que tener claro para poder entender lo que de verdad significa estar enamorado. Enamorarse es un estado vital con fecha de caducidad más o menos cercana y el fin de ese enamoramiento te puede llevar al amor verdadero, al amor sin más o directamente al desamor.

Los efectos del enamoramiento

Estar enamorado significa que tu organismo funciona de forma distinta a la habitual. Especial atención merece tu corazón que se vuelve hiperactivo ante la presencia o mención de la persona amada. Y tu cerebro, que por una vez se suelta la melena y se dedica a hacer el pino puente mientras te crea fantasías maravillosas con el objeto de tu amor como protagonista.

En efecto, estar enamorado significa que tienes el corazón trabajando por encima de sus posibilidades y el cerebro mermado por un trastorno amoroso. Así que cuidado, no estás en las mejores condiciones para tomar decisiones importantes. Limítate a seguirles el juego y a disfrutar de ese enamoramiento mientras dure. Porque más adelante tendrás que abrir bien lo ojos a la realidad.

¿Qué pasa cuando estás enamorado?

El significado de estar enamorado

Cuando te enamoras pasa que ves el mundo a todo color, que sientes una alegría inmensa y también un poder infinito. Pasa que te sientes bien, que estás eufórica, poderosa, vital, enérgica, con unas ganas de vivir como nunca has tenido. Y eso está muy bien. Eso no te lo puedes perder ni una sola de las veces que te ocurra, así que no te conviertas en una escéptica del amor y abre tus puertas a esa sensación de felicidad plena.

Cuando te enamoras pasa que descubres a un persona especial y que te descubres a ti misma como especial. Pase lo que pase más adelante, nunca olvides todo lo que aprendiste de ti misma durante el enamoramiento. Pasa que descubres a una persona valiosa, digna de tener el mejor tipo de amor, digna de ser admirada y respetada. Esa persona eres tú.

Diferencias entre amor y enamoramiento

El enamoramiento no siempre lleva al amor

Para bien o para mal el enamoramiento se pasa. Y cuidado, eso no quiere decir que todo lo que hayas aprendido durante esa etapa no sea válido. Que tu cerebro estaba un poco perjudicado por los efluvios pasionales, pero no todo fue un error. Tal vez distorsionaste un poco la realidad, pero la magia existe y en tu caso existió. Ahora que se pasó el enamoramiento, ¿cómo ves a esa persona?

Si sigues viendo a una persona valiosa, digna del mejor amor, de ser admirada y respetada. Si sigues viendo no a una, sino a dos personas con esas características, es que el enamoramiento se ha transformado en amor. En amor de verdad. Ahora sí empieza de verdad la relación de pareja.

En cambio, puede pasar que cuando el enamoramiento se esfuma veas a una persona que no merece la pena y sientes que tú tampoco eres para tanto. Entonces has sufrido un enamoramiento real pero no válido, porque no era más que una ilusión fraudulenta. ¿Y ahora qué? Ahora ni se te ocurra dejar de creer en el amor porque la siguiente vez que te enamores puede que sea la que más feliz te haga.