La gran diferencia un hombre de verdad o un Peter pan

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si a veces las relaciones de pareja no funcionan es porque hemos elegido mal a la persona con la que queríamos compartir parte de nuestra vida. No pasa nada, porque la experiencia nos enriquece, pero si estás buscando un amor de verdad, tal vez tengas que empezar a fijarte en un hombre de verdad y no en un Peter Pan. La diferencia entre ellos es abismal.

Cambiar a un 'niño' por un hombre de verdad

El mundo está lleno de hombres con complejo de Peter Pan, por eso seguro que te habrás encontrado con más de uno. Parece que la madurez emocional tarda más en llegar a hombres que a mujeres y por eso en ocasiones buscamos un hombre más mayor que sea más equilibrado y más honesto que los hombres de nuestra edad. Si te estás preguntando qué es exactamente un hombre Peter Pan, lo puedes identificar claramente con un 'niño'.

Y hay grandes diferencias entre salir con un hombre de verdad a hacerlo con un 'niño' . El niñato, el Peter Pan, el hombre niño es un hombre que no tiene reparos en jugar con tus sentimientos porque su prioridad es disfrutar el momento. Una filosofía de vida a la que no pondríamos pegas si no fuera porque ellos le añaden un 'caiga quien caiga' que nos hace trizas el corazón.

Por el contrario, un hombre de verdad, con sus defectos y con sus errores, es un hombre con unos valores en los que también tiene en cuenta a los demás, al mundo en general. Puede que su prioridad sea él mismo, como debería ser la prioridad de todas nosotras. Pero esa prioridad no es excluyente y tiene en cuenta los sentimientos ajenos, especialmente si se trata de su pareja.

La verdad es que existen muchas diferencias entre un hombre de verdad y un hombre niño, pero la fundamental es esta en la que el hombre de verdad ha descubierto que el mundo no gira en torno a él y que hay que cuidar a las personas que te importan para que no se vayan. Para que no sufran.