Las parejas que discuten a diario son más felices

Discutir es una rutina saludable en las relaciones

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las ventajas de discutir en pareja

La mayoría de la gente teme las discusiones que se generan en una relación de pareja. Es un temor infundado, ya que una discusión civilizada o una discusión a tiempo puede frenar cualquier problema de pareja que esté a punto de aparecer. Te contamos por qué las parejas que discuten a diario son más felices, aunque todo depende del tipo de discusión.

Por qué discutir a diario te hace más feliz en pareja

No se trata de gritarse, de insultarse o de lanzarse reproches. Tampoco se trata de enfadarse en pareja, sino de discutir de forma saludable hasta llegar a un acuerdo. Las parejas que discuten cada día, como las parejas que hablan cada noche o las parejas que tienen sexo a diario, son las más felices. Es una cuestión de establecer rutinas saludables y discutir es una de ellas.

Las parejas que discuten a diario son más felicesTal vez hay que empezar por aclarar que una discusión de pareja no es una pelea. Las discusiones de pareja tienen sus beneficios si se hacen de la manera correcta, de forma civilizada y con un mismo objetivo que no es otro que conocer lo que piensa el otro, acercar posturas y llegar a un acuerdo. Sería mejor si cambiásemos el término 'discusión' por el término 'debate'.

Una discusión constructiva es beneficiosa en pareja porque implica que ambos tenéis criterios diferentes. No habéis renunciado a la independencia por estar en pareja, ni a vuestras ideas propias ni a vuestros puntos de vista particulares. Si vuestras diferentes posturas no dan lugar a incompatibilidades, esa variedad solo puede enriqueceros como pareja y como personas.

Una pareja no tiene por qué estar de acuerdo en todo. Y si lo está, sospechamos que uno de los dos ha renunciado a sus valores, a sus ideas, a su forma de ser por el otro, lo que nos lleva inevitablemente a una relación tóxica de dependencia. Por lo tanto, bienvenidas sean esas discusiones de pareja que mantienen nuestra individualidad y nuestro criterio.