Los 8 indicadores de que debes replantearte tu relación

Es más saludable reconocer el error que insistir en él

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Ya hemos aceptado que no todas las relaciones de pareja son para siempre y no pasa nada. No se acaba el mundo, ni siquiera se acaba tu propio mundo cuando rompes una relación, sino que empieza uno nuevo. Es más saludable reconocer el error que insistir en él, así que presta atención a los indicadores de que debes replantearte tu relación. Es el momento.

El momento en el que debes replantearte la relación

Atenta a las señales de que tu relación necesita una revisión a fondo. Puede que no sea necesario romper o puede que sí. Puede que sea una crisis con solución o el final de vuestra historia de amor. Pero en cualquier caso, siempre es mejor tomar una decisión a tiempo que mantener una relación que te hace infeliz. Pero, ¿cuándo debes replantearte la relación?

1 No hay buena comunicación

Tú te preocupas por tu relación y señalas los aspectos a mejorar. Pero cada vez que lo haces, el asunto termina en una discusión de pareja airada en la que no se soluciona ni se debate, sino que se critica, se grita y se reprocha. Lógicamente acabas por no comentar nunca nada y eso un signo evidente de que habéis renunciado a la comunicación en pareja.

2 Queréis cosas distintas

A veces no somos claros en lo que queremos y a veces resulta que no queremos lo mismo. Tú quieres una relación de pareja, construir una vida juntos mientras que tu pareja quiere un rollo, una compañía temporal pero sin compromiso. Es respetable lo que cada una quiera, pero es evidente que no vais por el mismo camino y que vuestra relación no tiene futuro. No lo dejes pasar.

3 No te sientes tú misma

Cuando estás con tu pareja pierdes la espontaneidad, no eres tú misma, no te sientes cómoda para mostrarte tal y como eres. Esta situación es bastante frecuente cuando se tiene más necesidad de agradar a la otra persona que de disfrutar con la otra persona. Y sin entrar a culpabilizar a nadie, ni a tu pareja ni a ti misma, tienes que reconocer que nunca vas a ser feliz en esa relación.

4 Ha cambiado

Ocurre a veces y nadie saber por qué. El hombre ideal que te enamoró de pronto ha cambiado y se ha convertido en un extraño que cada vez te gusta menos. ¿Fue la venda del amor lo que te hizo equivocarte o es que él te mostró una cara que no era? Poco importan los motivos, porque en estos momentos tienes que replantearte la relación.

5 No hay equilibrio en la relación

Las relaciones de pareja se viven en igualdad y en equilibrio. Los dos deciden, los dos hablan, los dos escuchan, los dos tienen la misma importancia. Este aspecto es clave si no quieres verte encerrada en una relación tóxica de la que te va a costar mucho salir.

6 Falta de atracción

Te cae bien, tu pareja es una persona estupenda, compartís los mismos gustos y también compartís amigos. Lo vuestro es una pareja ideal, lo dice todo el mundo. Y sin embargo, no te atrae, no te acuestas con él por un impulso animal, sino por una convención social. Así podéis vivir toda la vida juntos, así podéis tener una convivencia feliz, pero así nunca vas a sentir lo que es la pasión del amor.

7 Hay más desencuentros que encuentros

Revisa los últimos meses de relación y anota las veces que te has reído con tu pareja y las veces que has discutido. ¿Qué pesa más en la balanza? Que las discusiones de pareja sean saludables no quiere decir que tengan que ser diarias. Cuando hay más desencuentros que encuentros, es que sois incompatibles.

8 Eso no es amor, es dependencia

Tú le necesitas, él te necesita. Para no estar solos, para mantener vuestro nivel de vida, para seguir con vuestras costumbres...una relación saludable se mantiene por amor, nunca por necesidad.

Y tú, ¿cuándo empiezas a replantearte tu relación?